Total abandona el proyecto South Pars en Irán. Zarif: Estados Unidos está ‘enfermo’ de sanciones

Con la introducción de las nuevas sanciones estadounidenses, el gigante francés de la energía abandona el mega-proyecto valuado en 4 millardos de dólares. La empresa china CNPC, socia en el emprendimiento, estaría dispuesta a hacerse cargo de la obra. El ministro de Relaciones Exteriores de Irán se levanta contra la administración de Trump y excluye cualquier posibilidad de diálogo directo a futuro.  


Teherán (AsiaNews/Agencias) - Total ha dejado oficialmente a Irán, poniendo punto final a las especulaciones sobre su participación en la fase final del proyecto sobre hidrocarburos, South Pars. Así lo confirma el ministro de Petróleo de Irán, Bijan Zanganeh, quien afirma que la decisión del gigante francés de la energía está vinculada con la decisión del presidente de los EEUU, Donald Trump, de cancelar el acuerdo en materia nuclear del 2015 (el JCPOA) e introducir las sanciones más duras de la historia, incluso contra aquellos países que colaboren con Irán.  

“Hace dos meses” explica el titular del ministerio, Total informó al gobierno que no tenía intenciones de concluir la fase 11 de las obras correspondientes a la nueva mega planta de energía. Zanganeh agregó que ya se han puesto en marcha los procedimientos para sustituir al gigante francés y llevar a término un proyecto cuyo valor total ronda los 4 millardos de dólares.

Total era parte de un consorcio en el cual poseía el 50,1% de las acciones, seguida por la firma china CNPC (con el 30%%) y por la local Petropars (19,9%). Ciertos analistas y expertos consideran probable que el gigante energético de Beijing adquiera parte del paquete accionario hasta quedar a la cabeza del proyecto con más del 80%.   

En tanto, al ser entrevistado por CNN, el ministro de Relaciones Exteriores de Irán, Javad Zarif, se refirió a la “enfermedad” que rige en los Estados Unidos, consistente en una rampante “dependencia de las sanciones”. El jefe de la diplomacia de Teherán agregó que sucede igual que en la administración anterior -la de Obama- cuyo énfasis estaba puesto mayormente en las sanciones vigentes, en lugar de dedicarse a “hacer cumplir sus obligaciones”.

Zarif está convencido de que el acuerdo nuclear puede ser preservado, incluso pese a la renuncia de los Estados Unidos, que ya han introducido la primera parte de las nuevas sanciones. Por otro lado, él agrega que el gobierno de los EEUU aún no ha entendido que estas medidas no sirven si lo que se busca es cambiar el clima político en Irán. “Las sanciones –concluye- causan dificultades económicas, sí, pero no dan frutos en el plano político”. Por último, excluyó cualquier posibilidad de coloquios futuros con la administración de Trump.  

IRAN_-_UE_-_USA_-_sanzioni_south_pars.jpg