Por ley, vuelven los campos de reeducaciĆ³n a Xinjiang
de Wang Zhicheng

Por ley, se podrá adiestrar a los internados, con educación ideológica para combatir el “extremismo religioso”, aplicando presiones psicológicas y torturas. Cuando menos un millón de uigures está recluidos en estos “centros de adiestramiento profesional”.


Beijing (AsiaNews) – La región autónoma de Xinjiang ha realizado una revisión de su legislación para permitir que los gobiernos locales puedan “educar y transformar” a las personas que estén influenciadas por el “terrorismo” a través de “centros de adiestramiento profesional” que, en realidad, no son otra cosa que campos de reeducación forzada.  

Desde ayer, volvió a regir la ley, generando numerosas críticas en muchas partes del mundo. Hace tiempo que China estaba siendo acusada de mantener a cuando menos un millón de personas de etnia uigur y a otros musulmanes en campos secretos, donde son sometidos a presiones psicológicas y torturas.

La revisión de la ley regional permite el uso de centros para eliminar el “extremismo religioso”. Éstos también proveen cursos de idioma chino escrito, educación cívica y educación “ideológica”, a través de tratamientos psicológicos y de corrección de la conducta “para ayudar a los adiestrados a transformar su pensamiento y a reinsertarse en la sociedad y en sus familias”.  

Para reprimir las miras autonomistas de la etnia uigur, desde el año 2017, las autoridades de Beijing están implementando la política de la “tierra arrasada” en Xinjiang. A fin de impedir cualquier posibilidad de influencias radicales afganas o pakistaníes, China impone un control estricto sobre mezquitas, sobre los jóvenes y sobre la vida religiosa de las comunidades. 

china-_xinjiang-camps.jpg