Wang Qishan: China busca una solución “acordada y aceptable” en la guerra comercial con EEUU

El vicepresidente chino asume un tono más sobrio, en la antesala del diálogo entre Trump y Xi a celebrarse en Buenos Aires durante el G20. Ayer, Xi prometió una mayor apertura en relación a las importaciones y la protección de la propiedad intelectual, buscando cumplir con las exigencias planteadas por EEUU, que culminaron en la guerra de aranceles.  


Singapur (AsiaNews) – China quiere entablar negociaciones con los Estados Unidos para hallar una solución “acordada y aceptable para ambas partes” en lo que concierne a las cuestiones económicas y comerciales: así lo expresó el vicepresidente Wang Qishan esta mañana, en el New Economy Forum de Singapur.

Usando un tono más suave que otros líderes chinos, Wang afirmó que “China está a favor de que todos los países abandonen la mentalidad propia de la Guerra Fría y la mentalidad de la política hegemónica”, oponiéndose resueltamente al unilateralismo y al proteccionismo en el comercio.

“Expresar negatividad y resentimiento –continuó- no conduce a resolver problemas en una economía globalizada. Levantar barreras y alimentar disputas no resolverá los problemas de estas naciones, sino que, por el contrario, incrementará la turbulencia global”.

El discurso de Wang – un estrecho colaborador del presidente Xi Jinping – se da a pocas semanas del encuentro entre Xi y el presidente de los EEUU Donald Trump, durante el próximo G20, a realizarse a fines de noviembre en Buenos Aires, donde se espera poner fin a la guerra de aranceles entre los dos países.  

Los representantes de China y Estados Unidos han celebrado varios encuentros a lo largo del año. Todos concluyeron sin llegar a ningún resultado, situación que devino en una imposición recíproca de aranceles a las importaciones.

En los últimos meses, algunos observadores han destacado la posición crítica del vicepresidente con respecto a la actitud aguerrida y temeraria del Xi, que ha respondido al nacionalismo de Trump con un enardecido nacionalismo chino en paralelo.  

Ayer, en Shanghái, en el marco del evento China International Import Expo, Xi prometió que China brindará mayores facilidades a las importaciones de países extranjeros, aplicando rebajas en los aranceles y protegiendo la propiedad intelectual.  

Si bien estas mismas promesas se hicieron numerosas veces en el pasado –sin llegar luego a consecuencias-, varios observadores coinciden en que esta vez, dichas promesas van dirigidas justamente a los EEUU.   

El presidente Trump dio inicio a la guerra de aranceles precisamente a causa del proteccionismo chino para con sus compañías estatales, por el respaldo a sus exportaciones de manera sostenida, y por la cesión forzada de la propiedad intelectual.

China-Wang_Qishan-Singapore.jpg