El presidente Sirisena disuelve el parlamento, no teniendo la mayoría
de Melani Manel Perera

Nuevas elecciones fijadas para el 5 de enero. Los partidos acusan al presidente de haber realizado dos actos ilegales: hacer dimitir al Premier  Wickremasinghe y disolver el Parlamento. Preocupados los EEUU y Gran Bretaña. Sri Lanka es la más antigua democracia de Asia, “puesta a prueba”.

 


Colombo (AsiaNews) – El presidente Maithripala Sirisena disolvió el parlamento la noche pasada y fijó para el 5 de enero las próximas elecciones generales. Las candidaturas serán aceptadas entre el 19 y el 26 de noviembre.

La decisión de disolver el parlamento sucedió después que el partido de Sirisena, el United People’s Freedom Alliance (UPFA), calculó que no podía tener la mayoría para sostener al nuevo Premier, el ex dictador Mahinda Rajapaksa, en lugar de Ranil Wickremasinghe, que rechazó dejar el puesto.

El United National Party (UNP) de Wickremasinghe criticó a aquellos que son definidos como “dos actos ilegales” del presidente: las dimisiones de Wickremasinghe y la disolución del parlamento y prometió recurrir a la Corte suprema.

El descontento hacia las ilegalidades del presidente está difundido también en los otros partidos. Vijitha Herath, del JVC (Janatha Vimukthi Peramuna, Partido para la liberación del pueblo), acusó a Sirisena de ser “anti-democrático”. “Es la primera vez en la historia de Sri Lanka- dijo- que sucede una tal crisis y que la primera personalidad del país no respeta la ley fundamental”.

Críticas y preocupaciones provienen también del Departamento de Estado de EEUU y de parte del gobierno británico.

Jayathma Wickramanayake , representante de los jóvenes en la Onu, en un tweed, recuerda que Sri Lanka es la democracia más antigua de Asia. “Constitución e instituciones democráticas- escribe en el tweet- están pasando por un desafío. Pocos viejos, a puertas cerradas, están decidiendo el destino de la nación”.

 

Sri_Lanka-_Maithripala-Mahinda.jpg