Cristianos y musulmanes iraquíes contra el gran muftí: fomenta el odio y las divisiones

Durante la oración del viernes al-Sumaidaie definió “inadmisible” celebrar Navidad o el Fin de Año. El patriarca caldeo condena esta “retórica del odio” que fomenta “divisiones”. En el mensaje para el Año Nuevo el purpurado exhorta a “abrirse” y “profundizar” los elementos en común.

 


Bagdad (AsiaNews) - Cristianos y musulmanes en Irak reaccionaron con indignación a la declaración del Gran muftí y conocido líder islámico Abdul-Mehdi al-Sumaidaie, el cual afirmó en  los días pasados que para los fieles de Mahoma es “inadmisible” celebrar Navidad y Fin de Año en cuanto son fiestas cristianas. Él además agregó que cuantos se unen a las festividades o se intercambian los augurios, terminan por “creer en la doctrina religiosa cristiana”.

La polémica de al-Sumaidaie inició el 28 de diciembre, durante el tradicional sermón que concluía la oración del viernes en una mezquita del centro de Bagdad. El líder islámico, entre las personas más conocidas del país y que tiene ligámenes con el ejecutivo, exhortó a la comunidad musulmana a “no unirse a los cristianos” en ocasión de las festividades, porque querría decir “que creen en su doctrina”.

Las palabras de al-Sumaidaie - que predica una visión integrista del islam, inspirada en  el Salafismo - han provocado indignación, no sólo dentro de la comunidad cristiana. Muchos piden su remoción del cargo y que sea perseguido por haber provocado divisiones en la sociedad.

Entre los primeros en denunciar la precariedad de las afirmaciones del líder islámico está el patriarca caldeo, el Card. Louis Raphael Sako, el cual recordó que un hombre de fe, cualquiera sea su religión, debe favorecer “la hermandad, la tolerancia y el amor, no divisiones o revueltas”. El purpurado se dirigió al gobierno iraquí, para que persiga a cuantos “difunden una retórica de odio”, en especial a cuantos “lo hacen de un cargo oficial”.

“Estas son ideas equivocadas, falseadas- prosigue- lejanas de la correcta interpretación de las religiones”. Nuestra gente, agrega, hoy debe “reforzar los elementos comunes, para contribuir al logro de los objetivos de coexistencia”. En este sentido el purpurado elogia la reciente decisión del gobierno iraquí de declarar la Navidad como una fiesta nacional para todos los ciudadanos.

El primado caldeo volvió sobre la cuestión también en el mensaje de inicio de año a los fieles, enviado también a AsiaNews. Cristianos y otras componentes religiosas, escribió, son objeto de ataques y campañas finalizadas en echarlos de su tierra. El purpurado define como “graves” las palabras del gran muftí, porque es una fuente de “odio y exclusión”. Para el inicio de 2019 él exhorta a cristianos y musulmanes a “abrirse hacia el otro” y “profundizar” los elementos en común para un “futuro brillante”.

Junto al patriarca caldeo, muchos ciudadanos cristianos y musulmanes expresaron su cólera y su solidaridad con los cristianos, primero entre todos el jefe del movimiento Sunni Endowment Abdul Latif al-Heymen.

Ayer el líder musulmán visitó al patriarca caldeo y se encontró con el card. Sako, encontrando solidaridad y cercanía. Durante el coloquio él afirmó que los cristianos son una componente “esencial” de la nación, con “ligámenes sólidos” y “raíces extensas” que se radican en la historia. Comentando, sin citarlo, el discurso del gran muftí él invitó a la población del tejido social y político” de la nación. “Deploramos los términos ofensivos” usados contra los cristianos, luego agregó el líder Sunni Endoement, que “no representan” a la comunidad sunita y comprometen “la consolidación de la unidad nacional”.

 

C93B2DAE-F94F-4230-A16A-33C9434B9DC3.png