La ONU contra Riad: usa el anti-terrorismo para azotar a activistas, incluso a mujeres

Es “inaceptable” la amplitud del alcance y la vaguedad de las normas que rigen contra la violencia extremista. Terminan castigando a “cualquiera que pueda minar la unidad o la estabilidad del reino”. Entre los métodos de tortura utilizados figuran la electrocución, los latigazos, los abusos y la violencia sexual.


Riad (AsiaNews) – Riad se aprovecha de las leyes contra el terrorismo para silenciar a activistas, incluso a mujeres, violando abiertamente las leyes internacionales que garantizan el derecho a hablar y la libertad de expresión. Es la acusación que un grupo de expertos de las Naciones Unidas lanza contra Arabia Saudita, país que se propone procesar a decenas de personas detenidas por delitos de opinión. Entre ellas, figuran varias exponentes de movimientos femeninos.

Ayer, al margen del Consejo de la ONU sobre derechos humanos, se llevó a cabo un encuentro sobre el tema: “Arabia Saudita – Tiempo de responsabilidades”, durante el cual se afrontó la cuestión de las reiteradas violaciones perpetradas en el reino sunita wahabita. La amplitud del alcance y la vaguedad de las leyes anti-terrorismo y de otras normas de seguridad pública son “inaceptables”, según afirma Fionnuala Ni Aolain, relatora especial de las Naciones Unidas para la promoción y protección de los derechos humanos.

La experta de la ONU afirma que [las normativas] “afectan a personas que están abocadas a la promoción y a la organización de acampes, protestas, encuentros o eventos grupales. Y termina por azotar a cualquiera que pueda minar la unidad o la estabilidad del reino, de cualquier manera”. Las leyes son “usadas directamente para atacar y limitar los derechos de activistas de primera línea, líderes religiosos, escritores, periodistas, académicos y de todos los demás grupos que puedan ser contemplados en esta norma”.  

Michel Forst, relator especial de la ONU en derechos humanos, informa que desde hace más de un año, coincidiendo con el inicio de la “represión”, se están entablando contactos con la dirigencia de Riad. “Lo que me aterra –agrega- es el castigo deliberado de mujeres que solo abogan por los derechos humanos”. Todas las mujeres –advierte- y no sólo aquellas dedicadas a la lucha por los derechos, deben sentirse “en peligro”. Los arrestos se dan bajo la forma de “detenciones sin notificación, y en lugares desconocidos”.  

La denuncia de las Naciones Unidas no es sino la última de una larga serie de ataques a las “reformas” de fachada que promueve el príncipe heredero de 33 años Mohammed bin Salman, en el marco del programa Vision 2030. En realidad, los arrestos de altos funcionarios y empresarios durante el año pasado, la represión de activistas y voces críticas, la guerra en Yemen con sus víctimas civiles –incluso niños- y el asesinato del periodista disidente Jamal Khashoggi proyectan más de una sombra sobre Riad.

En la mira de las ONG y organismos internacionales están las leyes anti-terrorismo, que no impactan solamente en materia de seguridad, sino que abarcan un sector mucho más amplio, afectando la esfera de los derechos personales. Entre los activistas actualmente en prisión, el panel recordó al abogado Walid abu al-Kahir, al poeta y literato Ashraf Fayadh y a varias mujeres, como Loujain al-Hathloul e Israa al-Ghomgham. Algunas de ellas se batieron por el derecho de las mujeres a conducir, por el fin de la tutela masculina, una práctica por la cual en los hechos, la mujer vive sometida a su guardián (sea éste su padre, hermano o marido).  

Entre los métodos de tortura utilizados figuran la electrocución, los latigazos, los abusos y la violencia sexual. “Es importante recordar –concluye la bloguera saudita Omaima al-Najjar, desde el exilio – que mientras muchas mujeres hoy pueden conducir vehículos, las que lucharon en el pasado para obtener este derecho hoy se encuentran en prisión. Lo mismo vale para quienes lucharon por el voto femenino y para poder ir al cine”. 

ARABIA_SAUDITA_-_ONU_-_diritti_umani.jpg