Pyongyang: vuelve a abrirse la oficina inter-coreana. Misionero: ‘Es un signo de esperanza’

Hace 3 días, Pyongyang retiró su personal sin dar explicaciones. Cuatro o cinco funcionarios norcoreanos volvieron a Kaesong esta mañana. El p. Hammond, superior de Maryknoll en Corea: “Como en toda relación es necesaria la confianza”. El próximo mes, el sacerdote guiará una misión humanitaria al Norte. Junto a otros 5 sacerdotes, se ocupará de 2 mil enfermos de tuberculosis.

 


Seúl (AsiaNews) – Tres días después que el régimen del Norte retiró su delegación, hoy restableció parte de su personal en la oficina de su delegación de enlace intercoreano (Foto 1) en la ciudad de Kaesong, abierto el año pasado como canal de contacto no-stop entre las dos Coreas. Dieron el anuncio los medios surcoreanos, citando fuentes del ministerio de Seúl para la Unificación. Cuatro o cinco funcionarios norcoreanos volvieron a las oficinas esta mañana, para tomar parte en un encuentro con la contraparte del Sur. Del ministerio filtra cautela, porque no está aún claro si las operaciones volvieron a la normalidad: el número de funcionarios de Corea del Norte enviados a Kaesong es sólo la mitad de lo usual.

Hace 3 días, Pyongyang retiró su personal sin dar ningún tipo de explicaciones sino limitándose a decir que la decisión estaba basada en una orden “de lo alto”. Expertos y analistas sostienen que, con el retiro, el régimen entiende hacer que Seúl persuada a los EEUU a bajar los pedidos y exigencias en los negociados sobre la desnuclearización, en este momento en un punto muerto. La vuelta del equipo de enlace de Corea del Norte sigue el anuncio del presidente Donald J, Trump, que hace dos días anunció la revocación de las nuevas sanciones contra Pyongyang. según los observadores, la movida demuestra la intención de los EEUU de continuar los diálogos con el régimen.

El retorno de los delegados norcoreanos a Kaesong “es una señal de esperanza”: lo declara a AsiaNews el p. Gerard Hammond (Foto 2), superior regional de los misioneros de Maryknoll (MM) en Corea. El sacerdote de 85 años es miembro de la Ong cristiana Eugene Bell Foundation (EBF), que desde hace años se ocupa de la curación y del apoyo a los enfermos tuberculosos en Corea del Norte. “La ciudad- afirma el sacerdote- es el lugar elegido para realizar diálogos continuos y programar también actividades humanitarias para el Norte. Estuve ya diversas veces, es un lugar ideal para trabajar por la paz en la península”.

El p. Hammond revela que se siente “profundamente desilusionado” por el fracaso de la cumbre entre Kim y Trump. “Yo esperaba que el encuentro habría traído algo de nuevo en los negociados, aunque más no fuera un pequeño paso hacia adelante. El diálogo es necesario, aunque no sea perfecto. La paz en la península y la reconciliación de las dos Coreas son temas que pueden poner de acuerdo a todos: Norte, Sur e importantes partidarios del proceso, entre los cuales la Santa Sede. En este momento particular, quiero invitar a todos a la oración”, declara el misionero.

En los últimos días, el p. Hammond recibió una noticia que esperaba desde hacía meses. “El próximo 29 de marzo-anuncia- iré a la embajada de los EEUU en Seúl, que me concederá un segundo pasaporte estadounidense. Esto me permitirá formar parte de la próxima expedición humanitaria a Corea del Norte, que iniciará el 22 de abril y durará 3 semanas. Además de mí y un joven co-hermano, formarán parte de la expedición otros 4 sacerdotes: un misionero francés de la Sociedad para las misiones extranjeras de París (MEP), un cura italiano de los OBlatos (OMI) y dos misioneros mexicanos de Guadalupe (MG). Nos ocuparemos de unos 2 mil personas enfermas de tuberculosis multi fármacos existentes (MDR-TB), que fueron acogidos en 12 centros, distribuidos en 4 provincias del Norte: Hamgyong del Norte, Hamgyong del Sur, Hwanghae del Norte y Hwanghae del Sur. Los desplazamientos serán difíciles, a causa de infraestructuras. Ya sea Washington como Seúl no están involucrados en esta iniciativa”.

“La desnuclearización y las sanciones son para las 3 naciones los últimos obstáculos que hay que superar, es necesario proceder para trás paso”, concluye el misionero. “Personalmente, dudo que Pyongyang esté dispuesta a renunciar a todos sus armamentos, pero no soy un experto en política. En toda relación es necesaria la confianza. En este sentido, nuestra visita a Corea del Norte puede ayudar. Como dice el Santo Padre, estamos llamados a ir donde está quien sufre y tenga necesidad de ayuda”.

 

COREA_-_0325_-_Dialoghi_01.jpg COREA_-_0325_-_Dialoghi_01.jpg