Israel vota: un referéndum sobre Netanyahu. Para los palestinos, es la derecha vs la (extrema) derecha

Esta mañana a las 7, se abrieron los comicios. La votación se concluirá a las 22. El Primer Ministro saliente busca su quinto mandato, un récord absoluto. Su rival, Benny Gantz, apuesta al deseo de una renovación. Consejero de la Autoridad Palestina: “Hoy, la izquierda no existe en Israel”.


Jerusalén (AsiaNews) – Un referéndum centrado en la persona y en las políticas del Primer Ministro Benjamín Netanyahu que, dependiendo del resultado, podría modificar los equilibrios de la región medio-oriental y re-delinear alianzas y estrategias. Las elecciones políticas en Israel, previstas para hoy, se caracterizan por el enfrentamiento entre el premier saliente –que busca su quinto mandato, todo un récord- y el principal rival, el ex jefe de las Fuerzas Armadas Benny Gantz. El alto oficial, junto al ministro de Finanzas Yair Lapid, ha dado vida a una alianza de centro, Kahol Lavan (Azul y Blanco) que podría batallar por la victoria final con el Likud, que hasta ahora se ha beneficiado del apoyo de los religiosos.  

Las urnas se abrieron para recibir a los votantes esta mañanas a las 7, hora local, y se cerrarán a las 10 de la noche (20 horas en Italia). Los analistas y expertos consideran que es poco probable que surja un ganador rotundo en las primeras horas posteriores a la votación. Por otro lado, en las últimas convocatorias electorales, ningún partido obtuvo jamás una mayoría arrolladora en la Knésset (el Parlamento israelí, compuesto por 120 escaños).

Lo más probable es que tome días, e incluso semanas –que abarcarán intensas negociaciones- delinear la coalición ganadora y poner en marcha la formación del próximo equipo de gobierno.

El “Rey Bibi”, que es como se apoda al político de 69 años que lidera el partido de derecha Likud, ha conducido una campaña electoral de tono elevado; el premier saliente ha rechazado las acusaciones de corrupción y fraude que le han echado en cara, y ha agitado la amenaza del peligro exterior (ante todo, Irán) que solamente él –con la ayuda de Trump- es capaz de ahuyentar. El rival de 59 años Benny Gantz ha tratado de desarticular la imagen de garante de la seguridad nacional que Netanyahu intenta proyectar. Para muchos, el deseo es que estos comicios puedan traer “caras nuevas y aire fresco” a la clase dirigente del país.

El ginecólogo de 64 años Yaron Zalel, del distrito electoral de Rosh Ha’ayin, en Tel Aviv, dice que ha votado con convicción por el líder de centro, Gantz. “Estoy emocionado –cuenta al salir de la sede electoral- porque creo que estamos entrando en una nueva era, hoy estamos por cambiar de gobierno”.  “Netanyahu - prosigue - ha hecho mucho por Israel, un montón de cosas. Pero está en el poder hace 13 años y ya es suficiente”.

Es distinta la opinión de Avi Gur, un docente de 65 años que trabaja en la Universidad de Ariel, y es uno de los 600.000 colonos que viven en los Territorios ocupados de Cisjordania y Jerusalén oriental. “Estoy entusiasmado, muy entusiasmado. Espero que gane la derecha”, subraya convencido. El líder del Likud, agrega “ha sido el mejor Primer Ministro que [Israel] haya tenido jamás”. “Somos líderes en el sector de alta tecnología –concluye- somos líderes en seguridad, estamos guiando la economía”.

Una vez concluida la votación, el presidente israelí Reuven Rivlin pondrá en marcha la ronda de consultas con los líderes de cada partido que hará su ingreso en la Knésset. Luego, elegirá la persona a la cual se le confiará la tarea de formar el nuevo gobierno.  

Como telón de fondo, los palestinos observan a la distancia una votación que, en definitiva, traerá pocos cambios, prescindiendo de cuál sea el vencedor. Nabil Shaath, consejero de larga data del presidente de la Autoridad palestina Mahmoud Abbas, resalta que las diferencias entre las distintas líneas políticas son menos marcadas que en el pasado. “En otra época –cuenta- las elecciones eran muy importantes, porque realmente había más de un sector [político] en Israel. Existía una derecha y una izquierda”. Concluye recalcando que hoy, en cambio, “tenemos una derecha, luego una facción incluso más de derecha, la extrema derecha, y por último, una derecha todavía más extremista. Hoy, la izquierda no existe en Israel”.

ISRAELE_-_PALESTINA_-_referendum_netanyahure.jpg