Sheikh Abdul Rahman: Dos niños musulmanes fueron asesinados, junto a sus amigos cristianos, en Negombo
de Melani Manel Perera

Los dos pequeños habían ido a misa con sus amiguitos para celebrar el día festivo en la iglesia de San Sebastián, azotada por el atentado terrorista en Pascua. Las comunidades islámica y católica de Negombo tienen fuertes lazos de amistad. El temor de una división entre múltiples etnias y credos, que podría hacer involucionar al país, retornando a la guerra civil. En nombre de la seguridad, las mujeres islámicas no debieran vestir el burka.  Sheikh Abdul Rahman, asistente social, es colaborador de Cáritas Colombo.


Katuwapitiya (AsiaNews) – Una niña y un niño musulmanes fueron muertos junto a sus amiguitos cristianos en la explosión ocurrida el 21 de abril en la iglesia de San Sebastián en  Katuwapitiya (Negombo), a pocos kilómetros de Colombo. Es lo que cuenta a AsiaNews Sheikh Abdul Rahman (foto 1), que vive en los alrededores de la iglesia azotada por el atentado terrorista en el que murieron cuando menos 180 personas.

“La niña -continúa Sheikh Abdul- había ido a misa con su amiguito católico y el niño fue a misa acompañado por su madre, ya que la mamá es católica. Según el rito islámico, sus funerales se llevaron a cabo a la mayor brevedad, un día antes que el de los creyentes católicos”.

La noticia de estos dos niños musulmanes asesinados junto a decenas de niños católicos en las masacres ocurridas en el país en el día de Pascua, es un signo de la amistosa convivencia que hasta ahora existía entre las dos comunidades religiosas y que ahora es puesta en riesgo por gestos del terror fundamentalista, por el miedo y la sospecha.

Sheikh Abdul Rahman, 56 años, es un asistente social y miembro del grupo de diálogo inter-religioso vinculado al Centro para el desarrollo humano de Cáritas Colombo. En la entrevista concedida a AsiaNews, él expresa “la más profunda participación en el dolor de los cristianos y pide a todos “el coraje de permanecer juntos, como una familia unida en el dolor”. Además, reclama a los “hermanos y hermanas de Sri Lanka” que eviten “actuar por venganza”, porque de lo contrario, “será fácil, para los extremistas, destruir Sri Lanka, destruir nuestras vidas inocentes, destruir nuestra hermosa coexistencia que tanto hemos gozado hasta ahora”.  .

A continuación transcribimos la entrevista que Sheikh Abdul nos concedió. Traducción al español de AsiaNews.

 

¿Qué piensa usted de esta triste situación?

Como musulmán, quisiera expresar mi más profunda participación [en el dolor] a todos aquellos que han perdido sus vidas inocentes, y quisiera expresar el deseo de que los miembros de sus familias puedan hallar un inmenso coraje para soportar este dolor y esta pérdida. Nosotros sentimos profundamente esta tragedia, es como si los muertos formasen parte de nuestra misma familia, ya que en esta sociedad vivimos como hermanos y hermanas, tanto con los budistas como con los cristianos. Es realmente difícil cargar con todo este dolor.    

Debemos entender lo que ha sucedido, y obrar con sabiduría. Lo que ha sucedido no es un golpe a la comunidad cristiana, sino a nuestra unidad, a nuestra coexistencia. En todo ello, yo veo un proyecto ideado por alguien y orientado a reabrir en el país el camino de la furia, la venganza y el miedo, para crear una situación aterradora en la nación. Después de 30 año de dolor [se refiere a la guerra civil] ahora se estaba comenzando a gozar de una armonía entre las numerosas etnias y religiones presentes

También es muy triste el hecho de que el mensaje sobre las actividades de ese supuesto grupo musulmán que fue recibido, haya sido subestimado por nuestras autoridades civiles. Ellos han jugado con el peligro, con vidas de inocentes cristianos en tres iglesias y de aquellos que se encontraban en los tres hoteles. ¿Por qué no tomaron con la debida seriedad ese mensaje, actuando en consecuencia? Tenemos muchas sospechas sobre ellos.

 

Pero el Corán, ¿justifica estos asesinatos? ¿Es un modo de difundir la fe islámica?

¡Oh, no, jamás! Nosotros condenamos [estos asesinatos]. Están totalmente en contra del Corán y en contra de las palabras del Profeta Nabbi. Él jamás aprobó la violencia, de ningún tipo.  En el Corán, se dice que si alguien mata a una persona, es como si hubiese matado a la sociedad entera. Aunque ellos se vistan a la manera musulmana y tengan nombres islámicos, ¿cómo pueden llamarse verdaderos musulmanes si asesinan y realizan cosas tan horribles? No podemos llamarlos musulmanes.

 

Luego de esta tragedia, las demás comunidades, los cingaleses y tamiles, han comenzado a mirar a los musulmanes de mala manera y con sospecha. ¿Qué piensa de ello?

Lo que pasó es lo más horrible y malvado que pueda pasar. Lo que usted describe en una reacción y una actitud natural de las mentes humanas. Llevará tiempo corregir esta posición y volver a tratar a los musulmanes como en el pasado, como hermanos y hermanas.

[Tal como sucedió durante la guerra civil], no todos los tamiles eran terroristas. No todos los budistas eran extremistas. De la misma manera, no todos los musulmanes son terroristas. Por tanto, yo, como musulmán que soy, como sij, pido a mis queridos hermanos y hermanas de Sri Lanka, que nos miren con una mente abierta. Vivan con nosotros como lo han hecho hasta ahora. Respeten la humanidad. No traten de vengarse, de ser agresivos con nosotros. Si eso pasa, será muy fácil para esos extremistas destruir a nuestra Sri Lanka, destruir nuestras vidas inocentes, destruir nuestra hermosa coexistencia, que hemos podido gozar hasta ahora.

 

¿Qué podemos hacer para reconstruir la coexistencia entre nuestra gente?

La gente respeta mucho a sus líderes. Por eso, nuestros líderes religiosos debieran sentarse juntos y diseñar un plan para concientizar a las personas. Sin restricciones mentales, tratar de que las personas se vuelvan más conscientes y hacerlas partícipes de la causa de un Sri Lanka unido.

También quisiera decir que en nuestro país hay muchos, pero muchos cristianos y budistas que tienen una visión sabia y abierta de las cosas. Ellos debieran ayudarnos a los musulmanes. Los líderes cristianos y budistas debieran ayudarnos a los musulmanes a corregir las actitudes falsas presentes en las mentes de algunas personas. De otro modo, el país dará marcha atrás, y una vez más, la gente de este país volverá a combatir.

Con esta tragedia, los musulmanes somos más vulnerables, estamos más desesperados. Las mujeres tienen algunas dificultades… ni siquiera pueden salir de sus casas...Las críticas aumentan. Los hombres que llevan barba tienen dificultades: todos nos miran con sospecha. Por eso, detengan estas acciones desagradables; que los líderes religiosos jueguen un rol mejor y más importante que el del gobierno, porque la palabra de un sacerdote cristiano, de una religiosa o de un monje budista, es mucho más potente.


¿Qué puede hacer la comunidad musulmana por las  víctimas de Katuwapitiya?

Nosotros queremos ayudar a esas familias. Pero nuestras costumbres y la sospecha de la gente se anteponen, obstaculizando nuestra buenas intenciones. Los sacerdotes [católicos] nos han pedido, por el momento, no participar. Y esto podemos entenderlo

En tanto, estamos discutiendo cómo podemos ayudar a las familias afectadas. Todo lo que podamos hacer por las familias de Katuwapitiya, lo haremos junto al párroco y al arzobispo.  

También estamos preparando una declaración, para comunicar nuestras condolencias y respetos. Esperamos dar esta carta al párroco de nuestra zona, para que la lea después de la misa.

Ayer, tuvimos una oración interreligiosa por todos aquellos que han sacrificado su vida en la iglesia. Hemos tenido este momento en la mezquita principal de .Kamachchode: con algunas flores, velas encendidas, breves discursos pronunciados por sacerdotes católicos y por otros líderes religiosos (ver fotos 2 e 3).

También fallecieron en la explosión de la iglesia, un niño y una niña musulmanes. La niña había ido a la misa con su amiguito católico y el niño había ido con su mamá, porque su madre era católica. Según el rito islámico, sus funerales se llevan a cabo a la mayor brevedad, un día antes del de los fieles católicos.

Por último. Quisiera decir que los medios tienen una gran responsabilidad cuando dan a la gente información correcta y útil, orientada a proteger a nuestra sociedad. Su trabajo debiera ser unir al pueblo, en vez de dividirlo.

 

En este momento, el burka, el niqab o el hijab, la vestimenta de las mujeres musulmanas se está convirtiendo en un serio problema en Sri Lanka. ¿Qué piensa usted acerca de esto?

Vestir el burka o el hijab es un derecho para una mujer musulmana pero, como usted bien dice, esto se está convirtiendo en un problema serio en el país, a causa de la situación de emergencia. Es por eso que los musulmanes debemos pensar de un modo amplio y llegar a una conclusión razonable. Por la paz y la protección de nuestro país y de nuestro pueblo, debemos abandonar algunas buenas prácticas y obedecer a las reglas de la nación.

Algunos estudiosos islámicos dicen que las mujeres musulmanas debieran cubrirse el rostro, mientras que otros dicen que no es necesario. Yo pienso que la cuestión del burka es algo personal. Algunas mujeres que se cuentan entre las más devotas acostumbran vestir el burka, pero no es un tema esencial. Pero para nuestras mujeres, no vestir el burka, es algo que las perturba, ellas se sienten como si estuvieran desnudas. Sin embargo, respecto a este punto y tomando en consideración la peligrosa situación del país, los musulmanes tenemos una gran responsabilidad en lo que concierne a colaborar por la seguridad de la gente y del país. Es por eso que nuestras mujeres no debieran protestar, puesto que esto [no vestir el burka-ndr] es una ayuda en pos de la seguridad de la nación.

SRI_LANKA_-Sheik_Abdul_attending_an_event.jpg SRI_LANKA_-Sheik_Abdul_attending_an_event.jpg SRI_LANKA_-Sheik_Abdul_attending_an_event.jpg