Moscú, renace la teología ortodoxa: se presentó la primera tesis doctoral en más de cien años
de Vladimir Rozanskij

Es una tesis del P. Oleg Davydenkov, que fue presentada en el Instituto “Santos Cirilo y Metodio”, dirigido por el metropolitano Hilario (Alfeev), En los últimos años, la facultad de teología fue incorporada incluso a las universidades laicas. El interés del patriarca Kirill. El problema de los libros de texto, que se remontan a la teología anterior a la revolución o bien a aquella de la emigración rusa.


Moscú (AsiaNews) -  Es la primera vez en Rusia: después de más de un siglo, el 21 de mayo pasado, se llevó a cabo disertación doctoral para la defensa de una tesis en Teología. El Padre Oleg Davydenkov, ex profesor de Filología cristiana oriental en la Universidad de Ciencias Humanistas “San Tikhon”, defendió su tesis, titulada “Sistema cristológico del monofisismo moderado en la historia del pensamiento teológico bizantino”, en el Instituto para Aspirantes al Doctorado “Santos Cirilo y Metodio”, dirigido por el metropolita Hilario (Alfeev), primer colaborador del patriarca de Moscú, Kirill (Gundjaev).

El centro de altos estudios en teología fue instituido por la Iglesia Ortodoxa rusa hace pocos años, y el doctorado del Padre Davydenkov es su primer fruto oficial. Si bien en Rusia existen varias escuelas de teología en distintos niveles, tanto eclesiásticas como laicas, a nivel Patriarcado no había una coordinación institucional de su funcionamiento. Por tanto, así se renueva una historia de estudios académicos que quedó interrumpida por la revolución hace más de un siglo, cuando existían cuatro grandes academias teológicas ortodoxas en Moscú, San Petersburgo, Kiev y Kazán.

Al día siguiente de la exposición, el 22 de mayo, el mismísimo metropolita Hilario pronunció un discurso en el II Simposio Internacional sobre “Teología en el espacio científico y formativo de hoy”, organizado en el Instituto “Santos Cirilo y Metodio”. Al tomar la palabra, se refirió al desarrollo de la enseñanza teológica en la Rusia actual, “en varios niveles y con distintas perspectivas”, tanto en lo que respecta a la teología ortodoxa como tal, y al sostén de la enseñanza de la teología en todo sentido, en las universidades laicas. Hilario recordó asimismo la gran atención prestada por el patriarca Kirill a esta labor, de la cual ha hecho un seguimiento en todas las reuniones del Sínodo de Obispos rusos y del Consejo Superior del Patriarcado.

Un paso importante ha sido la “sincronización de los planes de estudio de todos los institutos formativos ortodoxos”, confrontando los contenidos y los niveles de los variados cursos, tratando de conducirlos en conjunto a un nivel superior, y disponiendo de una adecuada elección de bibliografía específica. El material de los cursos fue examinado por una comisión especialmente formada a tal fin, que ha revelado que la mayor parte de los cursos de teología se estaba desarrollando basándose en literatura anterior a la revolución o incluso sobre textos que tienen dos o tres siglo de antigüedad, o , como alternativa, usando los textos de la emigración rusa al exterior, durante el siglo XX, pero sin una verdadera teología rusa actual.

Hoy están disponibles, o en preparación, más de treinta nuevos manuales de Teología, que han sido aprobados por el Patriarcado y preparados con la colaboración de más de 100 teólogos de todas las ramas de la Teología. Las escuelas teológicas superiores del ámbito eclesiástico son sometidas a un procedimiento estatal para su acreditación universitaria, de modo de obtener la confirmación de que sus estándares se corresponden con el nivel científico requerido. Hasta el momento, dicha acreditación ha sido obtenida por una decena de institutos teológicos, empezando justamente por el “Santos Cirilo y Metodio”, de Hilario, dedicado a altas especializaciones.

Al mismo tiempo, la Iglesia Ortodoxa dedica gran atención a la enseñanza de teología en las universidades laicas, donde la cátedra correspondiente fue introducida en los últimos años, y todavía no se encuentra activa en la mayor parte de las universidades rusas. El deseo de la Iglesia es sostener una enseñanza que sea precisamente teológica y tradicional,  no una mera presentación genérica de las “ciencias religiosas”, abstracta y disociada de las confesiones religiosas tradicionales. La teología en la universidad no es una forma de “prédica misionera cuyo objetivo es el proselitismo”, sostiene Hilario, sino una propuesta para dar a conocer a todos las tradiciones religiosas y sus contenidos específicos. El mismo objetivo aplica al caso de la enseñanza en los liceos y en las escuelas secundarias.

Antes de la revolución, en Rusia, la teología había alcanzado niveles de elaboración realmente notables. Sin embargo, ésta permanecía como un “corpus separado” en lo que atañe a la sociedad. Quien estudiaba en las “Academias Teológicas” -en su mayor parte, candidatos al sacerdocio - no podía estudiar o enseñar en las universidades laicas. En el período soviético, la teología era casi totalmente clandestina, o bien era desarrollada por la emigración rusa que vivía en el exterior, pero era desconocida en suelo patrio. Hoy, en efecto, tiene la ocasión de convertirse en protagonista de la vida de la Iglesia y de la sociedad de Rusia.

Russia-_Ilarion.jpg