Hanói, el impacto ambiental de las empresas chinas preocupa a los vietnamitas
de Ngoc Linh

Las siete provincias de Vietnam que limitan con el Yunnan chino son consideradas “el pulmón del país”. La contaminación, cada vez más grave, está afectando tanto las aguas superficiales como las subterráneas. Los daños en la economía se estiman entre 400 millones y 7 millardos de dólares estadounidenses. También genera temor la gestión china de los cursos de agua, a través de las numerosas represas construidas río arriba.


Hanói (AsiaNews) –  Crece el número de ciudadanos y expertos vietnamitas preocupados por el impacto ambiental de las actividades económicas que llevan adelante compañías e industrias chinas a lo largo de la frontera septentrional. En los últimos años, Beijing ha construido infraestructuras, plantas industriales y ha desarrollado plantaciones agrícolas. En Vietnam, la opinión generalizada es que esto no es sino el preludio de una invasión, justificada por el agresivo expansionismo chino en otras regiones del país, como el Mar Oriental [o Mar de la China meridional].

Hay siete provincias de Vietnam que limitan con el Yunnan chino: Điện Biên, Lai Châu, Lào Cai, Hà Giang, Cao Bằng, Lạng Sơn y Quảng Ninh. Estos territorios de montaña son considerados “el pulmón del país”. Los ríos y arroyos que corren por la zona representan importantes recursos hídricos. Un informe del Banco Mundial (WB) publicado el 30 de mayo pasado, advierte que la creciente contaminación está dañando tanto las aguas superficiales como las subterráneas. Según la organización, la contaminación ambiental también podría tener graves repercusiones sobre la economía de Vietnam: se estima que los daños giran en torno a los 400 millones y los 7 millardos de dólares estadounidenses.

El mismo día de la publicación del documento, los miembros de la Asamblea Nacional se reunieron para discutir sobre el estado de actuación del plan para el desarrollo socio-económico y el balance nacional.  Durante la sesión de debate, tomó la palabra el vicecomandante de la Segunda región militar del Ejército vietnamita, abogando por la defensa del noroeste de Vietnam. El 20 de febrero de 1979, el ejército chino invadió esta zona militar y ocupó vastos territorios. Ante sus colegas del parlamento, el Tte. Gral. Sùng Thìn Cò declaró: “Ha llegado el momento de que prestemos debida atención al problema de la polución ambiental en los territorios que lindan con China”. El alto oficial también reclamó al gobierno y a los administradores de las provincias ubicadas contra la frontera que envíen comunicados diplomáticos y exijan a las autoridades chinas un resarcimiento para el pueblo vietnamita por los daños ambientales, como la contaminación de ríos, manantiales y tierras.  

Vietnam también alberga temores por el modo en que Beijing gestiona los cursos de agua, a través de numerosas represas que ha construido río arriba, para sus centrales hidroeléctricas. Las autoridades chinas no respetan las convenciones de las Naciones Unidas (ONU) sobre la utilización de los cursos de agua transfronterizos, que protegen a los países situados río abajo. En los últimos años, en más de una ocasión, el gobierno chino ha dejado correr considerables cantidades de agua durante las estaciones de lluvias. Esto ha causado daños importantes en las siete provincias vietnamitas situadas contra la frontera. El 25 y 26 de mayo pasados, fuertes lluvias se abatieron sobre la ciudad de Móng Cái, en la provincia de Quảng Ninh. El nivel del río Ka Long River se elevó considerablemente. A las 16:30 del 26 mayo del 2019, el joven de 21 años Tran Viet, fue arrastrado por la corriente de agua. Decenas de embarcaciones terminaron hundidas, y hubo muchas calles inundadas. Según informan los ciudadanos de Móng Cái, las autoridades chinas habían abierto las compuertas río arriba, agravando los estragos provocados por las precipitaciones.

VIETNAM_-_0603_-_Inquinamento.jpg