Daca, 146 millones de musulmanes festejan el fin del Ramadán. Los saludos de la Iglesia
de Sumon Corraya

Las celebraciones se iniciaron con la oración en la mezquita y continúan con la visita a los parientes, una comida especial y las ofrendas a los pobres. También se ofrece un banquete para los pobres en hospitales, orfanatos y hogares para discapacitados. El obispo de  Sylhet cita el documento sobre la Fraternidad Humana como ejemplo de solidaridad entre las comunidades religiosas.


Daca (AsiaNews) – En el día en que 146 millones de fieles musulmanes festejan el Eid-ul-Fitr, que marca el fin del mes sagrado de Ramadán, los católicos rinden un homenaje a los hermanos musulmanes. Mons. Bejoy N. D’Cruze, obispo de Sylhet y presidente de la Comisión episcopal para la Unidad de los cristianos y el Diálogo interreligioso, ha difundido un mensaje con ocasión de la celebración. Él afirma: “El Eid es la fiesta religiosa islámica más importante y alegre. En nombre de toda la Iglesia católica de Bangladés, hago llegar mi saludos a nuestros hermanos y hermanas musulmanes”. El obispo resalta que la festividad “transforma la vida de los musulmanes gracias al ayuno y a las ofrendas a los necesitados”.

Hoy, en todo el país, los fieles del islam acudieron a las mezquitas y rezaron por un país en paz y próspero, y por el bienestar de la nación. Toda la jornada está dedicada a los festejos, que en otros países islámicos se desarrollaron ayer. Luego de la oración, las celebraciones continúan con el intercambio de saludos, la visita a los familiares, un banquete especial y las ofrendas a los menos pudientes.

Hospitales, cárceles, orfanatos, centros para discapacitados y para personas pobres están ofreciendo una comida especialmente preparada para la ocasión. Mahammod Munuriddin, un musulmán de 65 años, afirma: “Hoy he rezado a Alá por la buena salud de mis hijos. Le he dado las gracias por mi pasado. Por último, recé por la paz y la prosperidad en el país”.

Según Mons. Bejoy, la fiesta de Eid-ul-Fitr, “es importante por varios motivos. El mes de Ramadán es un tiempo de sacrificio a Dios. Durante este período, los musulmanes se dedican a corregir sus conductas, a evitar el pecado y la vida deshonesta y se centran en la justicia y la vida espiritual. Es el tiempo en que los hermanos y hermanas musulmanes transcurren el día entero en ayunas, en oración, haciendo ofrendas, y recibiendo, así, la gracia de Dios. Es por eso que después del período de abstención de alimentos, el Eid trae una alegría inmensa”.  

El obispo también cita el documento sobre la “Fraternidad Humana” firmado en febrero, en Abu Dabi, por el Papa Francisco y el Gran Imán de Al-Azhar, Ahmad Muhammad Al-Tayyib, al término de un encuentro interreligioso. Este, resalta Mons. Bejoy, “da prioridad a la solidaridad y a la tolerancia, para que podamos poner en práctica la sabiduría, el conocimiento, la justicia y el amor. ¡Abrámonos al prójimo y acojamos al otro, para que podamos [superar] las incomprensiones del pasado, derribar el miedo y el muro de ignorancia!”.

BANGLADESH_-_0605_-_Eid_1_(600_x_337).jpg BANGLADESH_-_0605_-_Eid_1_(600_x_337).jpg BANGLADESH_-_0605_-_Eid_1_(600_x_337).jpg