Faisalabad, una joven cristiana fue secuestrada y, tal vez, convertida por la fuerza
de Shafique Khokhar

Sania Lateef, de 15 años, desapareció el 25 de mayo. Algunos testigos presenciaron su rapto, perpetrado por dos musulmanes. Grupos de activistas llevan el caso ante el tribunal del distrito, pero no hay avances en la investigación.


Faisalabad (AsiaNews) – Sania Lateef, una muchacha cristiana de 15 años, fue secuestrada y convertida por la fuerza para ser entregada por esposa a un hombre musulmán: es la hipótesis de Naveed Walter, presidente del grupo Human Rights Focus Pakistan (HRFP), que denuncia el caso. Él sostiene que en Pakistán, el caso de la joven cristiana es el último de una larga serie de secuestros, con miras a la conversión y al matrimonio forzado.

Sania lleva 10 días desaparecida y no se han tenido más noticias de ella. La joven vive en Kokian Wala, Faisalabad, junto a sus padres, Lateef Masih y Asia Bibi, y su hermano, Suleman. El 25 de mayo pasado, salió de casa para arrojar la basura, pero jamás regresó. Preocupados por que se demoraba, los padres comenzaron a buscarla, preguntando a los vecinos si habían visto pasar a su hija. En ese momento, algunos testigos informaron que habían visto a Sania ser raptada por dos hombres musulmanes, Muhammad Naveed y Muhammad Pervaiz. Al día siguiente, la familia hizo la denuncia, pero la policía de Razaabad no dio inicio a las investigaciones. .

Naveed Walter protesta: “Sania Lateef es menor de edad. El matrimonio infantil tiene que se terminantemente prohibido en Pakistán. De lo contrario, se suceden continuas violaciones de la ley en relación a las niñas de las minorías religiosas. Pedimos que el gobierno y la Corte Suprema intervengan, con una actuación real”.

En Pakistán, las víctimas de raptos y conversiones forzadas son, casi siempre, niñas de las minorías religiosas, que se sienten más débiles a la hora de denunciar y no tienen el dinero necesario para sostener un proceso judicial. Por otra parte, generalmente los verdugos son hombres musulmanes mucho mayores que ellas, deseosos de casarse con muchachas jóvenes y atractivas.

Sania proviene de una familia muy humilde: el padre trabajaba en un mercado local de productos de madera y la madre es ama de casa. Ante la falta de colaboración demostrada por la policía, el 27 de mayo, el padre se volcó al HRFP. Los activistas le están brindando asistencia legal y han ayudado a la familia a presentar una denuncia ante del tribunal distrital de Faisalabad, en la cual solicitan el arresto de los culpables del secuestro de menores. Naveed Walter también visitó la comisaría policial para solicitar una mayor celeridad en las investigaciones. El súperintente Muhammad Nadeem Abbas ha dado traslado al caso al subintendente de policía,

El activista, a su vez, informa: “En el período de enero a junio, el 75% de los casos abiertos en nuestra asociación se refieren a la asistencia de niñas de la minoría tribal que han sido raptadas, obligadas a convertirse por la fuerza y a casarse. La creciente inseguridad se está convirtiendo en una cuestión candente”. Y él concluye: “Estamos haciendo lo mejor que podemos, pero no vemos avances en las investigaciones”.

PAKISTAN_-_0605_-_Ragazza_cristiana_2.png