India, el trabajo de 20.000 niños, detrás del brillo de los cosméticos (Fotos)

La India es el mayor productor mundial de mica, utilizada en cosméticos y en la producción de barnices. En el Día Mundial contra el Trabajo Infantil, el People’s Vigilance Committee on Human Rights presenta un reportaje sobre las minas ubicadas en Bihar y en Jharkhand. Las fotografías de Ravi Mishra, de Delhi, sacan a la luz la tragedia de los pequeños mineros, privados de su derecho a ser niños.


Nueva Delhi (AsiaNews) – El trabajo infantil es una de las “más odiosas violaciones de los derechos humanos”, que provoca un impacto negativo directo sobre la vida, la salud y la educación de los niños”. En diálogo con AsiaNews, es lo que afirma Lenin Raghuvanshi, director ejecutivo del Peoples’ Vigilance Committee on Human Rights (PVCHR) de Varanasi. Con ocasión del Día Mundial contra el trabajo infantil, que se conmemora hoy, el grupo difunde una iniciativa llevada adelante en colaboración con Ravi Mishra, un artista y fotógrafo de Delhi. Con su reportaje en las cuevas de Bihar y Jharkhand, él quiere denunciar la explotación de miles de menores obligados a extraer mica, una sustancia esencial para la industria cosmética y automotriz. La producción del “secreto de belleza más oscuro”, escribe el fotógrafo en su blog, le roba la infancia a 20.000 niños.

En el país, los datos más actualizados sobre el trabajo infantil son los del censo del 2011. Las autoridades definen como “económicamente activos” a cuando menos 10,1 millones de niños cuyas edades oscilan entre los cinco y los 14 años (5,6 millones de varones y 4,5 niñas). La mayor parte de los menores vive en áreas rurales (cerca de 8 millones).

La India es el mayor productor mundial de la mica, con una producción que representa el 60% del volumen global. Raghuvanshi explica que “la explotación de niños en las minas es muy común, porque debido a su corta estatura y con sus ágiles manos logran ingresar con mayor facilidad a las cuevas, y permiten seleccionar los pequeños fragmentos con mayor velocidad”. Según Mishra, los niños corren numerosos peligros “vinculados al trabajo en las minas ilegales y sin reglamentación, riesgos para la salud a largo plazo y el analfabetismo”.

El fotógrafo cuenta que en 1980, la India promulgó una ley para limitar la deforestación, con la consecuente clausura forzada de muchas minas de mica y el respeto de rigurosas reglas ambientales. “Sin embargo, la enorme demanda -agrega-, ha hecho proliferar las minas ilegales en todo el país”. Considerando solamente los Estados de Jharkhand y Bihar, allí se produce el 25% del total nacional. Para combatir la explotación, en estas áreas el PVCHR ofrece instrucción gratuita y cursos de formación para las mujeres.

Para extraer el mineral resplandeciente, subraya Mishra, “los niños ponen en riesgo su salud en las minas fantasma. Muchos de ellos mueren sepultados en galerías oscuras y peligrosas. El 90% de los muertos ni siquiera es reportado, para evitar la atención que esto acarrearía sobre el tema”.

La proliferación del trabajo infantil se debe a la pobreza imperante en las áreas rurales, donde “muchas veces mandar a los hijos a extraer mica es el único medio de sustento”. A los niños se les paga alrededor de un dólar por cada 10 kg de mineral separado. Los datos oficiales, subraya el artista, “no concuerdan con los números reales: en el 2015, la India produjo 19.000 toneladas de mica, pero exportó 140.000”. Las ganancias que ello reporta, “se ganan sobre las espaldas de los niños, que la mayoría de las veces ni siquiera saben el nombre de la piedra que tienen en sus manos. Pero lo que cuenta es que el trabajo infantil hace resplandecer al mundo: esta es la vergonzosa verdad, detrás del brillo del make-up mineral y del glamour de los automóviles”.

(Photo credit: tomada del perfil de Instagram de Ravi Mishra)

INDIA_-_0612_-_Lavoro_minorile_112.jpg