Rouhani desafía a Trump: vamos a enriquecer uranio hasta donde nos plazca

La declaración del presidente iraní desata la furia del homólogo americano. Las exportaciones de petróleo y el sector bancario de Teherán se encuentran de rodillas. Superan el límite de 300 kg las reservas de uranio de bajo enriquecimiento: es la primera violación oficial del acuerdo nuclear firmado en 2015.


Teherán (AsiaNews/Agencias) – Situación de máxima tensión entre Irán y los Estados Unidos. El presidente iraní, Hassan Rouhani, ha decidido desafiar abiertamente al homólogo de Washington, anunciando que Teherán incrementará el enriquecimiento de uranio “hasta el nivel que nos plazca”, a partir del próximo domingo (7 de junio). Frente a la declaración oficial de Rouhani, la respuesta de Donald Trump no tardó en llegar: advirtió a Irán que se abstenga de lanzar amenazas “que podrían volverse en su contra como nunca antes”. 

La escalada de las últimas horas se debe a cuanto ocurrió dos días atrás, cuando las autoridades de Teherán declararon haber superado el límite de 300 kilogramos de reservas de uranio de bajo enriquecimiento, A partir del domingo, la República islámica aumentará los niveles de producción, cruzando la barrera del 3,7%. 

De este modo, el objetivo declarado de Rouhani es dar un cimbronazo a la inercia de los países de Europa, aún vinculados al pacto, y llamados a actuar para hacer frente a las sanciones americanas, que están poniendo de rodillas a la economía iraní. 

El cruce de la barrera de los 300 kg constituye la primera violación de las obligaciones establecidas en el histórico acuerdo internacional en materia nuclear iraní (JCPOA), firmado en julio del 2015 por Teherán y los llamados países 5+1 (los cinco países que son miembros permanentes del Consejo de Seguridad: EEUU, Rusia, China, Gran Bretaña y Francia, más Alemania). Anteriormente, Teherán siempre se había mantenido fiel a los compromisos asumidos, tal como fuera certificado por los expertos de la AIEA (Agencia Internacional de Energía Atómica, que depende de las Naciones Unidas). 

Mientras soplan los vientos de guerra entre Estados Unidos e Irán, la amenaza más seria recae en la región medio-oriental, con posibles repercusiones a nivel mundial. El secretario de Estado de los EEUU, Mike Pompeo, recientemente declaró que “los Estados Unidos no quieren una guerra con Irán”, a pesar del envío de buques de guerra y bombarderos a las aguas del Golfo y de los incidentes navales de perfiles poco claros. 

El origen del enfrentamiento entre los dos países radica en la decisión tomada por el presidente Trump en mayo de 2018, cuando optó por retirarse del acuerdo nuclear - logrado con gran esfuerzo por su predecesor, Barack Obama-, introduciendo las sanciones más duras de la historia. El JCPOA había infundido esperanza en la población iraní, llevando a un repunte de la economía a través de los ingresos por la venta del petróleo en los mercados internacionales y poniendo fin al embargo sobre la importación y exportación de productos. En cambio, la decisión del presidente americano ha provocado una caída significativa de la economía iraní y un derrumbe en el comercio del petróleo.

IRAN_-_USA_-_0704_-_Uranio.jpg