Qamishli: atentado con coche bomba golpea la iglesia de la Virgen María; al menos 12 heridos

La explosión causó graves daños en los edificios y vehículos de la zona, sin provocar víctimas fatales. El escenario del atentado es al-Wasta, un barrio cristiano en un área mayoritariamente kurda. El Patriarca sirio-ortodoxo: un atentado que crea “ansiedad y desorden”. Los cristianos “deben permanecer” y no dejarse intimidar. Se desconoce quiénes fueron los autores. 

 


Qamishli (AsiaNews) - Es de al menos 12 heridos el saldo actualizado de un atentado que en la tarde de ayer golpeó la iglesia de la Virgen María, en Qamishli, una localidad situada en el noroeste de Siria, con población mayoritariamente kurda, que es disputada con el gobierno central de Damasco. Hasta el momento no ha habido reivindicaciones oficiales sobre el ataque, que no habría causado víctimas -a pesar de que las primeras versiones hablaban de muertos- pero sí graves daños materiales en los vidrios, edificios y en el lugar de culto, blanco del auto bomba.  

Fuentes locales consultadas por AsiaNews cuentan que la deflagración, detonada desde un automóvil repleto de explosivos, ocurrió poco después de las seis de la tarde, hora local. El escenario del atentado fue el barrio de al-Wasta, donde la mayoría de las personas es cristiana. Allí se levanta la iglesia siro-ortodoxa y poco distante, se encuentra una iglesia armenia. 

Según un cristiano del lugar, que pide permanecer en el anonimato, el saldo podría haber sido mucho más grave, si los terroristas no hubieran fallado al calcular el horario de la salida de los fieles, al término de las oraciones vespertinas, que comenzaron a las 17:30 horas. De haber ocurrido pocos minutos después, hubiera sido “una masacre” con varias decenas de muertos.

Las sospechas recaen sobre los grupos extremistas y entre ellos, se centran en las células locales o lobos solitarios del Estado Islámico (EI, ex ISIS) que aún siguen activos en la zona. Sin embargo, no ha habido reivindicaciones oficiales o huellas evidentes que puedan conducir a un grupo en particular. La explosión provocó graves daños materiales, pero no habría habido víctimas y los heridos estarían fuera de peligro.

En un comunicado enviado a AsiaNews para su conocimiento, el patriarcado siro-ortodoxo de Antioquía y de todo Oriente condenó el atentado, que “ha desatado una atmósfera de ansiedad y desorden”. A pesar de ello, el patriarca Mar Ignatius Efrem recuerda que los cristianos “deben permanecer” en su tierra y no deben dejarse atemorizar. Los sacerdotes y fieles, prosigue el comunicado “que se encontraban en la iglesia están todos bien”, al igual que “los habitantes de Qamishli. La nota concluye con la esperanza de una “pronta recuperación” de todas las personas heridas y de que a la brevedad “vuelvan la paz y la seguridad a Siria”. 

El atentado contra la iglesia no es un hecho aislado, ya que en noroeste del país -controlado por los kurdos, que han contado con el apoyo de Washington por largo tiempo- en la jornada de ayer se registraron tres ataques terroristas distintos: el primero ocurrió en las inmediaciones de un puesto de control en Afrin (disputada con los turcos) y provocó 13 muertos, 8 de ellos civiles y 35 heridos. El tercer atentado se produjo en el centro de Hassaké, donde explotó una moto cargada con explosivos, pero no hubo víctimas.

F8A77D05-8580-45AF-B953-9B9E77151571.jpeg F8A77D05-8580-45AF-B953-9B9E77151571.jpeg