Ley de extradición: empleados estatales y bancarios se unen a la protesta
de Paul Wang

El gobierno pide a los “civil servants” lealtad absoluta al Jefe del Ejecutivo y amenaza con represalias. Los empleados de 34 bancos, de huelga hasta el 5 de agosto. Hasta ahora, 95 sindicatos han adherido. Todos piden la cancelación de la ley y una investigación independiente sobre el uso excesivo de la fuerza por parte de la policía.


Hong Kong (AsiaNews) – La ley de extradición está generando creciente cohesión entre los distintos sectores de la población del territorio. Esta noche, los empleados estatales (civil servants) realizarán una manifestación en el centro de la isla. En tanto, los empleados bancarios y otros sindicatos se preparan para la huelga del lunes 5 de agosto.

Los organizadores de la marcha convocada para esta noche en Chater Garden prevén la participación de cuando menos 2.000 personas. Dos importantes organizaciones -la asociación de médicos de hospitales públicos y la de los empleados de radio y televisión de Hong Kong- ya han confirmado su adhesión. Sus reclamos son similares a los de todos los activistas y manifestantes de las últimas semanas: cancelar la ley de extradición y poner en marcha una investigación independiente sobre el uso excesivo de la fuerza por parte de la policía. Los líderes cristianos reclaman los mismos puntos.

La ley, que por el momento ha sido “sepultada” por el gobierno, permitiría la extradición de presuntos criminales a China, donde el sistema judicial no respeta los derechos humanos y suele practicarse la tortura como método para extraer “confesiones”. Para el pueblo de Hong Kong, la excesiva influencia de China en el territorio también implicaría el fin del estado de derecho y del principio de “una nación, dos sistemas” que garantiza un sistema liberal en la ex colonia británica. 

En las gigantescas protestas -que congregaron a más de dos millones de personas- la policía se enfrentó con grupos de manifestantes extremistas, usando gases lacrimógenos, proyectiles de goma y cachiporras. Se sospecha que los agentes actuaron en connivencia con algunas tríadas en la golpiza contra manifestantes y personas comunes y corrientes en la estación de subterráneo metropolitano de Yuen Long. 

La manifestación de los empleados estatales coloca al gobierno en una situación embarazosa, ya que previo a ella había pedido “absoluta lealtad” para con el “jefe del Ejecutivo y el gobierno actual”. En una declaración publicada ayer, afirmó que la participación en la manifestación tendría consecuencias en caso de “violación de los reglamentos de los civil servants”.

En tanto, cientos de empleados de al menos 34 bancos han decidido sumarse a la huelga de la semana próxima. Los bancarios incluyen a personas que trabajan en entidades locales, internacionales e incluso en los bancos estatales chinos.

Los sindicatos del mundo financiero también se han sumado a los 95 grupos sociales de los sectores público y privado. Éstos incluyen docentes, pilotos de avión, azafatas, personal de a bordo, abogados y artistas.

HK-demo-court.png