Joven bangladesí rompe el silencio sobre los abusos en las madrasas: amenazado de muerte

De niño, Hojaifa al Mamduh, de 23 años de edad, sufrió violencia carnal en tres escuelas de Dhaka. Describe el fenómeno del abuso contra los estudiantes como "generalizado y desenfrenado". Acusado de ser un "agente de judíos y cristianos".

 


Dhaka (AsiaNews/Agencias) - Ha roto el tabú social del abuso sexual en las madrazas (escuelas coránicas) de Bangladés, y por ello merece una "muerte justa". Es Hojaifa al Mamduh, de 23 años, antiguo alumno de tres escuelas islámicas de Dhaka. En julio escribió una serie de artículos en su perfil de Facebook en los que describe la violencia carnal "generalizada y desenfrenada" que sufren los alumnos de las escuelas coránicas, de lo cual fue testigo y sufrido en su propia piel cuando era niño.

En Bangladés, el abuso sexual salió a la luz en el caso de Nusrat Jahan Rafi. La estudiante de 19 años fue violada por el director de su escuela en Feni (sureste del país), quien exigió la retirada de la denuncia. Ante el rechazo de la joven, el hombre la llevo con engaños hasta el techo de la escuela y le prendió fuego. Murió después de cuatro días de agonía.

Inspirado por el coraje de la muchacha, Al Mamduh fue uno de los primeros en descubrir el fenómeno de los abusos sexuales perpetrados por directores y maestros en las escuelas religiosas islámicas del país. Después de él, muchos antiguos alumnos siguieron su ejemplo y denunciaron la violencia y la presión para que se callaran. Gracias a los informes de los agresores, el país ha descubierto una dinámica muy extendida en las miles de madrasas diseminadas por todo el territorio, donde asisten sobre todo estudiantes de familias pobres, que no tendrían otro medio de enviar a sus hijos a la escuela.

Es precisamente la pobreza y el miedo de las familias lo que mantiene el secreto durante años. Abdus Shahid, director de la asociación Bangladesh Shishu Odhikar Forum, que defiende los derechos de la infancia, afirma que "durante años los crímenes han escapado a la atención del público debido a la sensibilidad del tema. Los musulmanes devotos envían a sus hijos a las madrasas, pero no hablan de violencia porque temen que pueda dañar las instituciones religiosas.

Ahora se acusa a Al Mamduh de ser "un agente de judíos y cristianos" y de haber ensuciado la "imagen sagrada" de la madrasa. Otro usuario le deseó el final de Avijit Roy, un famoso bloguero ateo asesinado a machetazos por denunciar el extremismo islámico.

 

BANGLADESH_-_0829_-_Abusi_1.png