Obispo de Alepo: Los cristianos, en la guerra de propaganda entre gobierno y rebeldes

Una investigación de la Syrian Network for Human Rights acusa a Damasco, responsable del 61% de los ataques contra iglesias. Desde marzo del 2011 hasta septiembre del 2019, suman 124 los lugares de culto envueltos en el conflicto. Mons. Audo: es una cuestión “complicada y delicada”, que requiere “extrema precaución”. Hay una instrumentalización del tema, por parte de ambos frentes. 

 


Alepo (AsiaNews) - Es una cuestión “complicada y delicada”, la cual requiere “extrema precaución” y sobre todo, un atento análisis de las fuentes, así como de los grupos y facciones que dan a conocer o que difunden cierto tipo de noticias. Es lo que afirma, al dialogar con AsiaNews, Mons. Antoine Audo, obispo caldeo de Alepo, cuando comenta la guerra de propaganda en curso en Siria, uno de los muchos frentes de choque entre el gobierno sirio y las milicias rebeldes y yihadistas, con las respectivas alianzas regionales e internacionales que los apoyan. El último capítulo de esta guerra se refiere a un reporte difundido por una ONG siria: de éste surge que el ejército leal al gobierno perpetró el mayor número de ataques en iglesias y lugares de culto cristianos.  

El ex presidente de Cáritas Siria explica que, frente a estas noticias, “es difícil dar una respuesta objetiva”. Además, según observa el prelado, “cuando los grupos armados pierden terreno en el plano militar, este tipo de propaganda se reanuda con mayor fuerza”. Hay que estar “muy atentos en este sentido”, observa,  ya que una parte de las facciones en lucha “puede beneficiarse, desde el comienzo del conflicto, con el apoyo de parte de los medios internacionales”. 

La última de una extensa serie de polémicas estalló hace algunos días, tras la publicación de un reporte de Syrian Network for Human Rights (SNHR), titulado: “Atacar lugares de culto cristianos en Siria es una amenaza al patrimonio nacional”. En el informe se atribuye  Damasco la responsabilidad sobre el 61% de los ataques a iglesias y monasterios. Por tanto, el documento pretende revertir la imagen del presidente Bashar al-Assad y del gobierno sirio como defensores de las minorías y, sobre todo, de los cristianos. 

Fadel Abdel Ghany, presidente de SNHR y responsable del reporte, afirma que “el régimen sirio siempre ha salido con buenos eslóganes, pero en el campo de batalla ha hecho todo lo contrario”. “Si bien afirma no haber cometido ninguna violación y que su intención es proteger el Estado sirio y los derechos de las minorías -agrega-, ha conducido operaciones que apuntan a reprimir y aterrorizar a cuantos aspirar a un cambio político, prescindiendo de cuál sea su raza o religión”. 

Desde marzo del 2011 hasta septiembre del 2019, se han constatado al menos 124 ataques contra iglesias, perpetrados por los principales actores del conflicto. Según el reporte, al menos 25 de ellos fueron obra del gobierno sirio; 10, del Estado Islámico; Hay’at Tahrir al-Cham, la rama siria de al-Qaeda, en tanto, es responsable de dos ataques. A éstos deben sumarse 33 episodios de violencia desatados por la oposición armada y cuatro de otros grupos, que no han sido claramente identificados. Por otro lado, el informe muestra que 11 iglesias fueron transformadas en sedes militares o administrativas de los principales actores del conflicto. De ellas, se atribuyen al menos seis casos al gobierno sirio o a la milicias que lo apoyan.  

Mons. Audo destaca que una parte de la opinión pública “usa esta información para decir que el gobierno sirio instrumentaliza el elemento cristiano como defensa”. En realidad, prosigue, “en el país, los fieles en general, así como los obispos y sacerdotes, están convencidos de que cuestión en más complicada”. Puede que el gobierno a veces “use la región con objetivos políticos, pero el cuadro es más complejo”, y es innegable que la propaganda contra Assad también explota “el aspecto confesional” para atacarlo, cuando es más que evidente que hay una defensa y una valorización del elemento cristiano”. 

En tanto, con respecto al conflicto, la situación sigue siendo complicada, e incluso han surgido rumores -que no han sido confirmados- de que posiblemente haya cambios para Navidad. “Se dice que la autopista entre Alepo y Homs, actualmente ocupada por grupos armados, será liberada”-explica Mons. Audo. “Y también que reabrirá sus puertas el aeropuerto de Alepo, pero no estamos seguros de que las noticias sean fundadas y de que haya un acuerdo internacional detrás de esto. No lo sabemos, pero esperamos que así sea”. En tanto, concluye, “la situación económica sigue siendo dura, no hay estabilidad ni seguridad para que las personas puedan reanudar las actividades económicas, industriales y comerciales”.

SIRIA_-_chiede_colpite.jpg