Funcionarios de la FIFA en Irán, tras la muerte de la joven símbolo de la lucha por los estadios abiertos

La visita ya estaba programada, como parte de los preparativos para la partida por la clasificación para el mundial. Alta tensión tras la muerte de Sahar Khodayari. La joven falleció luego de prenderse fuego frente a los Tribunales. Estaba siendo procesada por haber violado la prohibición de las mujeres en los estadios. 


Teherán (AsiaNews/Agencias) - En las próximas dos semanas, algunos funcionarios de la FIFA, el ente mundial que gobierna el mundo del fútbol, realizarán una visita oficial a Irán, en el marco de los preparativos para la partida clasificatoria de la selección, con miras al mundial. El anuncio fue dado al día siguiente de la muerte de Sahar Khodayari, más conocida como “Blue girl”, por los colores del equipo que ella seguía, el Esteghlal. La muchacha falleció en el hospital el 10 de septiembre pasado, luego de prenderse fuego frente a los Tribunales, donde estaba siendo procesada por disfrazarse de hombre para entrar a un estadio y asistir a una partida. 

Fuentes de la FIFA precisan que no existen nexos entre la muerte de Khodayari y la visita de los funcionarios a la República islámica, que estaba programada hace tiempo, en el marco de los preparativos. La próxima partida será el 10 de octubre en Teherán, y en ella se enfrentarán la selección local y Camboya. Al mismo tiempo, envían condolencias a la familia de la joven y hacen un llamamiento a las autoridades para que garanticen “libertad y seguridad” a las mujeres en su “legítima batalla” para hacer frente a la prohibición que rige sobre las mujeres. Por décadas, a partir de la Revolución Islámica de 1979, el régimen de los ayatolás ha impuesto la terminante prohibición de que las mujeres asistan a eventos deportivos donde compiten hombres. Se han hecho algunas excepciones parciales para las extranjeras, pero en todos los casos se trató de permisos ocasionales y limitados.  

Los observadores internacionales siguen detenidamente las medidas predispuestas por las autoridades iraníes y por la Federación de Fútbol local, para permitir el ingreso de las mujeres al estadio. En el pasado, el presidente de la FIFA, Gianni Infantino, se había dirigido personalmente al gobierno iraní, invocando “pasos concretos” para dar pie a una mayor libertad y derechos. Sin embargo, a pesar de las comunicaciones oficiales, es difícil desligar la atención de la cúpula de la FIFA sobre Irán, teniendo en cuenta los últimos, terribles, hechos de la crónica. Además, la noticia de la muerte de Sahar Khodayari ha dado la vuelta al mundo, siendo que la mujer estaba a la vanguardia en la lucha por los derechos y la libertad de las mujeres, partiendo justamente de la posibilidad de acceder, libremente y sin restricciones, a las instalaciones deportivas para asistir a partidas o competiciones de hombres. 

Khodayari fue detenida el 12 de marzo pasado en el estadio Azadi de Teherán, donde había ingresado disfrazada de hombre para asistir a una partida de su amado equipo, el Estghlal. Al ser descubierta, por una selfie enviada a su hermana, la joven fue arrestada y llevada a la cárcel femenina de Gharchak Varamin, al sur de la capital. Tras ser liberada bajo caución, el primero de septiembre pasado se dirigió al juzgado para retirar su celular. Los jueces le comunicaron que debía descontar una condena de seis meses por ultraje al pudor. Aterrorizada, se roció con bencina y se prendió fuego, provocándose quemaduras de tercer grado en el 90 por ciento del cuerpo.

“Esta tragedia sin sentido -afirma Hadi Ghaemi, director ejecutivo del Center for Human Rights in Iran (CHRI) - debiera ser un punto de bisagra para el gobierno iraní, que ignora los reclamos de su pueblo para la cancelación de una veda discriminatoria”. Y que ahora, agrega, se encuentra “afrontando el costo humano de estas políticas”, mientras que a la FIFA compete luchar contra estas políticas que violan los derechos humanos más esenciales.  

En tanto, las autoridades iraníes han prohibido mencionar el caso, que es seguido atentamente por los medios internacionales. Se destaca, entre las voces críticas, la del ex líder de la Federación de Fútbol iraní (de 1994 a 1997),  Dariush Mostafavi, quien acusa a las autoridades y a los altos magistrados de haber procesado a Khodayari sin sentido, y de haber dañado la imagen del país a nivel internacional.

IRAN_-_Sahar-Khodayari.jpg