Stephanus Foundation premia al Padre Tom, testigo de la fe en medio de los yihadistas en Yemen

El salesiano indio estuvo 18 meses en manos de un comando extremista. Él testimonia el valor de la oración en las dificultades y de la importancia de luchar codo a codo con las personas perseguidas por la fe. El premio le será entregado el próximo 15 de septiembre, al cumplirse dos años de su liberación. Entre las personas que lo han recibido en el pasado, se cuentan el primado caldeo y el obispo emérito de Hong Kong. 


Frankfurt (AsiaNews) - El Pbro. Tom Uzhunnalil, el salesiano indio raptado en Yemen en marzo del 2016 y liberado tras pasar 18 meses en manos de un comando yihadista, recibirá el premio de la “Stephanus Foundation” para los cristianos perseguidos en el mundo. El sacerdote será distinguido con el prestigioso reconocimiento el próximo 15 de septiembre, en el marco de una ceremonia a realizarse en Frankfurt, Alemania, donde se encuentra la sede de la asociación. 

Los organizadores del evento explican que durante la premiación, el sacerdote de 59 años hará un relato en primera persona de su experiencia de vida como misionero, y del período en manos de sus secuestradores, subrayando el valor de la “oración” en los momentos de dificultad y “la importancia de la lucha codo codo, acompañando a las personas perseguidas”. En el comunicado oficial se alude a los rumores que circularon en un primer momento, que hablaban de “un cura indio crucificado por fundamentalistas islámicos en Yemen”, hasta llegar a la alegría por la liberación del sacerdote el 12 de septiembre, hace exactamente dos años.  

En la comunidad cristiana sigue vivo el recuerdo del ataque yihadista al complejo de las misioneras de la Caridad, perpetrado el 4 de marzo de 2016. En el atentado fueron asesinadas cuatro religiosas y 12 civiles. En esa ocasión, los extremistas secuestraron a un sacerdote, el Padre Tom Uzhunnalil, quien fue liberado en septiembre del año siguiente. Durante su cautiverio, el comando yihadista difundió solamente dos videos, en julio y diciembre de 2016. En las filmaciones, con un aspecto muy deteriorado, el sacerdote leía un mensaje redactado en presencia de sus secuestradores. A pesar del período de sufrimiento y privaciones transcurrido en manos de sus raptores, el Padre Tom -incluso en encuentros públicos- siempre trata de infundir calma y serenidad, y propone una y otra vez el tema del diálogo y del encuentro. 

La Fundación Stephanus, que vela por los cristianos perseguidos, toma su nombre del diácono de la iglesia paleocristiana, primer mártir lapidado por su fe en Cristo. Según se lee en su estatuto, la asociación ayuda a los cristianos perseguidos que atraviesan necesidades, otorgando subsidios para colaborar en su subsistencia o cubrir costas legales, además de denunciar las casos de violación a la libertad religiosa. Desde el 2016, en el cargo de presidente se desempeña la periodista y politóloga Michaela Koller, docente de Libertad religiosa en la International Society for Human Rights, en Frankfurt.

Entre las personas que han recibido este premio en los últimos años, se cuentan algunas figuras relevantes del mundo eclesial: el Card. Louis Raphael Sako, patriarca de Babilonia de los Caldeos (Irak) y el Card. Joseph Zen, obispo emérito de Hong Kong, que dedicó el codiciado galardón a todos los cristianos perseguidos en China. El año pasado, el reconocimiento fue para el Padre Samir Khalil Samir, jesuita egipcio y gran experto en islam y el mundo árabe.

AAA0074b.jpg