Comandante del ejército birmano se encuentra con un líder bautista: en la mesa la paz en Kachin

El presidente de Kachin Baptist Convention (KBC)había sido denunciado por los militares: había dicho a Trump que en Myanmar no había libertad religiosa. Las Fuerza armadas invitadas a buscar apoyo civil mostrando humildad y paciencia. En la mesa de los coloquios también se tratará sobre el retorno a casa de los evacuados.

 


Naipyidó (AsiaNews/Agencias) – Retorno a casa de los evacuados internos (IDPs), proceso de paz y libertad religiosa; son los temas afrontados en un encuentro entre el general Min Aung Hlaing, comandante en jefe de las Fuerzas armadas birmanas (Tatmadaw), y los vértices de la Iglesia bautista en el estado septentrional de Kachin, teatro de un sangriento conflicto étnico (Foto 1) se realizaron ayer en Mandalay, en el corazón de Myanmar. Además del general, tomaron parte el Rev. Hkalam Samson, presidente de la Kachin Baptist Convention (KBC); representantes de la comunidad Kachin, grupo étnico de mayoría cristiana por más del 90%; y miembros de la Peace -talk Creation Group (PCG).

Durante la reunión que se desarrolló en el Comando militar central, en el palacio de Mandalay, el general Min Aung Hlaing afirmó que es fundamental alcanzar la paz interna, desde el momento que el país persigue una transición hacia una plena democracia. Para garantizar la paz y el progreso, el general sostuvo que la nación debe der estable, ya sea políticamente como en términos de seguridad. “En cuanto a la religión-declaró el comandante en jefe del Tatmadaw – hay libertad de credo para todos. Por lo tanto, la fe no debería ser el pretexto para una inútil inestabilidad política o de conflicto”. En las declaraciones del alto oficial había una clara referencia a la controvertida cuestión judicial, que en las últimas semanas vio como protagonista al Rev. Hkalam Samson.

El pasado 17 de julio, el líder religioso se encontró con el presidente Donald J. Trump y altos funcionarios estadounidenses en la Casa Blanca (Foto 2), en el ámbito de una iniciativa del Departamento de Estado de los EEUU para promover la libertad religiosa. Durante el evento, Hkalam Samson afirmó que en Myanmar no existe libertad religiosa; y que la opresión y la tortura son todavía comunes en el país, donde los combates entre las organizaciones étnicas armadas (EAOs) y el ejército birmano continúan no obstante el retorno de un gobierno civil: y también pidió a Washington apoyar la transición de Myanmar hacia una democracia “genuina” y de sostener el federalismo. “En cuanto a los cristianos, en Myanmar estamos oprimidos y torturados por el gobierno militar de Myanmar”, dijo el Rev. a Trump en la Oficina oval. Hkalam Samson agregó de estar agradecido a los EEUU por la reciente decisión de imponer sanciones a los vértices militares de Naipyidó, a causa de las violencias sobre la minoría rohingyá en 2017. En agosto el Teniente coronel Than Htike, del Comando norte de estancia en el Estado de kachin, presentó una denuncia contra el Rev. Hkalam Samson en el tribunal municipal de Myitkyina. El pasado 9 de septiembre, el ejército retiró las acusaciones sin dar explicaciones. Según el presidente de la KBC, la movida envió una clara señal a nivel internacional que los militares están haciendo progresos.

Hkalam Samson exhortó a lo militares a tratar de obtener el apoyo civil mostrando humildad y paciencia; refirió que Min Aung Hlaing mostró el deseo de ver a los evacuados en el Estado de kachin volver pronto a sus propias casas. El Rev. afirmó que sugirió a ambas partes deben garantizar su seguridad. Para alcanzar este objetivo es necesario firmar un acuerdo de cese del fuego bilateral entre el ejército y los rebeldes del Kachin Independence Army (Kia). “El general estaba de acuerdo conmigo”, concluyó el líder religioso.

 

MYANMAR_-_0913_-_Pastore_01.jpg MYANMAR_-_0913_-_Pastore_01.jpg