A rostro cubierto, las protestas de Hong Kong entran en su 18va semana
de Paul Wang

Decenas de miles de personas desafían la prohibición del gobierno. Negocios y filiales de bancos vinculados a China, vandalizados. Arrestan a una niña de 12 años. La policía irrumpe en dos universidades sin el permiso de los responsables del ateneo. El Ejército de Liberación Popular exhibe carteles de la policía.


Hong Kong (AsiaNews) – Decenas de miles de personas desfilaron ayer por las calles céntricas de Hong Kong, a cara cubierta, desafiando la prohibición del gobierno de usar máscaras que oculten el rostro (foto 1). La ley de emergencia fue introducida el 4 de octubre pasado y comenzó a regir a partir de la medianoche del 5 de octubre. A pesar de ello, por tercer día consecutivo, y por décima octava semana consecutiva, los manifestantes salieron a las calles llevando máscaras de uso sanitario, de carnaval e incluso máscaras para uso cosmético (foto 2). 

A pesar de la intensa lluvia, desfilaron pacíficamente por las calles del centro y también en Kowloon hasta última hora de la tarde. Poco después, sectores radicales ocuparon la escena destruyendo vidrieras de negocios y filiales de bancos vinculados a China, construyendo barricadas, arrojando bombas molotov a los policías y destruyendo las estaciones del subterráneo metropolitano (MTR). 

La empresa que gestiona el metro, MTR, está acusada de encubrir y colaborar en la violencia de la policía. El servicio fue interrumpido totalmente durante un día y medio, y fue reestablecido en el día de ayer. Luego de que algunas estaciones fueran asaltadas, cortaron el servicio nuevamente hasta horas de esta mañana. 

La policía efectuó una decena de arrestos, e incluso detuvo a una niña de 12 años. Además, las fuerzas del orden irrumpieron en la Chinese University y en la Baptist University y arrestaron a miembros del estudiantado, sin solicitar permiso a los responsables de los ateneos. 

Cabe destacar que ayer, por primera vez, soldados chinos del Ejército de Liberación Popular, destinados en Hong Kong, exhibieron un cartel amarillo – similar al de la policía – donde se avisaba a los manifestantes que estaban participando en una acción ilegal (foto 3).

En Sham Shui Po, un taxista arrojó su auto contra una multitud de manifestantes. Un grupo de ellos detuvo al hombre y lo golpeó, dañando también el vehículo (foto 4).

Avanzada la noche, cientos de manifestantes se enfrentaron con la policía en Mong Kok. 

Según algunos, es importante participar en las marchas, ya que de no rebelarse antes la prohibición que rige sobre las máscaras, el gobierno podría imponer otras leyes de emergencia. 

HK-Anti-mask_march.png HK-Anti-mask_march.png HK-Anti-mask_march.png HK-Anti-mask_march.png