Rakhine, desde finales de 2018 más de 60.000 personas desplazadas en el conflicto entre el ejército y los rebeldes budistas

Además del grupo étnico que da nombre al territorio, entre las comunidades más afectadas se encuentran los Mro y los Chin. Sobreviven gracias a la ayuda del Programa Mundial de Alimentos, la Cruz Roja (CICR) y el gobierno local. Los refugiados están demasiado asustados para regresar a sus aldeas: "Oímos el sonido de los disparos y existe la amenaza de las minas terrestres.

 


Naypyidaw (AsiaNews) - Desde diciembre del año pasado, cuando se intensificaron los combates entre el Tatmadaw (ejército birmano) y los rebeldes budistas del Ejército de Arakan (Aa), más de 60.000 civiles se han convertido en desplazados internos en el norte del Estado de Rakhine. Lo denuncian los trabajadores humanitarios del Rakhine Ethnic Congress. Además del grupo étnico que da nombre al territorio, entre las comunidades más afectadas se encuentran los Mro (subgrupo Rakhine originario de las mesetas remotas) y los Chin.

Los refugiados proceden principalmente de ocho municipios del norte del Estado: Ponnagyun, Kyauktaw, Mrauk U, Minbya, Myebon, Rathedaung, Buthidaung y Maungdaw. Como no hay empleos adecuados disponibles, sobreviven con la ayuda del Programa Mundial de Alimentos (WFP por sus siglas en inglés), de la Cruz Roja (CICR) y del Gobierno de Rakhine. El pasado mes de agosto, los desplazados internos pasaron hambre, pero están demasiado asustados para regresar a sus aldeas.

U Tun Tun es uno de los cerca de 700 Mro que han encontrado refugio en los 151 cuarteles de bambú del campamento de refugiados Upper Myat Lay, llamado así por la cercana aldea del municipio de Ponnagyun. La instalación provisional está situada cerca de la carretera Yangon-Sittwe y lleva más de nueve meses dando la bienvenida a los desplazados Mro. A mediados de diciembre", dice U Tun Tun Tun al periódico Irrawaddy, "huimos por primera vez a una aldea del municipio de Kyauktaw y permanecimos allí durante dos semanas. Luego llegamos a Upper Myat Lay en barco. Fuimos ubicados en el monasterio y luego transferidos a este nuevo campamento en julio.

"No tenemos trabajo -concluye- y no es posible seguir viviendo así. Pero si volvemos, ¿cómo podemos trabajar en nuestras granjas y cosechar los vegetales en la selva? Oímos el sonido de los disparos y existe la amenaza de las minas terrestres.

 

 

 

MYANMAR_-_1011_-_Rakhine.jpg