Sor Annie Jesus Mary, la lucha contra la esclavitud sexual es su ‘cruzada'

En Chhattisgarh, la monja fundó una ONG que recupera a los tribales víctimas de la trata. Gracias a la red de apoyo y denuncia que ha creado, desde 2003 ha salvado a 143 niñas y 68 niños de los burdeles. La historia de dos hermanas adolescentes, violadas y vendidas por unos pocos euros por traficantes sin escrúpulos.


Nueva Delhi (AsiaNews/Agencias) - Vendidas por unos pocos cientos de euros para satisfacer los placeres sexuales de los hombres de Pune y Goa: es la historia de dos hermanas de 16 y 19 años de Chhattisgarh, salvadas por la Hna. Annie Jesus Mary, de las misioneras franciscanas de María. La monja es conocida con el apodo de "Hermana Cruzada" porque desde principios de la década de 2000 ha estado luchando contra el tráfico de seres humanos en la India, especialmente entre los grupos tribales desfavorecidos. Las dos muchachas son las últimas esclavas que ha traído a casa.

En el 2003 la franciscana fundó "Jeevan Jharna Vikas Sanstha" (JJVS, fundación para el progreso del flujo de la vida), una ONG que recupera a las mujeres víctimas de la trata y de la violencia, a los niños y a los pobres. Con sede en Kansabel, en el distrito de Jashpur (Chhattisgarh), el trabajo de la asociación también cobija a Jharkhand y Orissa.

Los jóvenes forman parte del grupo tribal Bhil y provienen de la aldea de Kerasa, en el distrito de Surguja. Los traficantes, cuenta Annie a Matters India, "explotan la extrema pobreza de los tribales" y saben cómo convencer a las niñas, a menudo personas que son "ingenuas y fáciles de chantajear".

Este es el caso de Kaleshwar Paingra, de la aldea de Sahibavna, el hombre que convenció a las hermanas con su promesa de dinero y regalos. El 6 de septiembre, los atrajo a medianoche, dándoles una cita con sus intermediarios. Los esbirros las llevaron al bosque y las violaron; finalmente las dividieron, abordaron dos trenes a Goa y Maharashtra, y las vendieron a dos burdeles por 27.000 (343 euros) y 18.000 rupias (228 euros).

El secuestro iba a permanecer en secreto, pero la red de apoyo y denuncia creada por la asociación de la Hna. Annie notó la falta de hermanas y alertó a la fundación. A su vez, la monja ha advertido a los comités de aldea de Kerasa y Sahibavna, y ha ayudado a los padres de los jóvenes a presentar una denuncia por la desaparición de sus hijas en la comisaría de policía de Kansabel.

Al final, los intermediarios fueron capturados y obligados a llevar a las niñas a casa. Las hermanas regresaron a su pueblo el 13 de octubre y fueron trasladadas a la "Casa de Corta Estancia" de la ONG. En este centro protegido se les ayudó a procesar la violencia y los traumas sufridos. "Ahora estan de vuelta en casa con sus padres - dice la Hna. Annie - y ellos reanudarán sus estudios. Los hemos inscrito en el curso de costura y bordado que está a punto de comenzar en nuestro campus.

A lo largo de los años, la JJVS ha salvado y rehabilitado a 143 niñas y 68 niños. En los últimos cinco años, la ONG ha organizado programas, cursos y seminarios en 180 aldeas repartidas en 71 distritos (panchayat). Se ha sensibilizado a los estudiantes y profesores de 63 escuelas.

Por su esfuerzo, este año sor Annie recibió el Premio Jijabai, otorgado por la Universidad de Delhi, por "haber producido un impacto sostenible entre los pobres de la sociedad civil". En marzo de 2018, el presidente de la India, Ram Nath Kovind, le entregó el Women Empowerment Award, establecido por el Ministerio de para la salud de la mujer y los menores. Los traficantes de personas, dice la monja, "continuarán golpeando a los tribales hasta cuando no mejoren sus condiciones económicas".

 

INDIA_-_1029_-_Storia_suora_1.jpg INDIA_-_1029_-_Storia_suora_1.jpg