Corte suprema india: el sitio sagrado de Ayodhya es de los hindĂșes. En riesgo la paz social

La sentencia pone fin a la disputa secular. Para los hindúes, es el lugar del dios Ram; para los musulmanes, el de una antigua mezquita. Premier Modi: “Ni victoria, ni derrota”. Pero, los hindúes exultan y los musulmanes prometen acciones legales. Para los expertos, es un banco de prueba para la paz en el país.


Nueva Delhi (AsiaNews/Agencias)- Cerrando en vía definitiva un debate que dura desde hace años, esta mañana la Corte suprema india asignó a la comunidad hindú la propiedad del lugar religiosos de Ayodhya, en Uttar Pradesh. El lugar estaba disputado también por los musulmanes, a los cuales los jueces asignaron otra parcela de tierra para poder construir una mezquita. Mientras los hindúes exultan cantando el “Jai Sri Ram” (odas al dios Ram), los musulmanes expresan una profunda insatisfacción. El legal de los fieles del islam, Zafaryab Jilani, promete: “Examinaremos el veredicto, Para nosotros cualquier recurso legal está abierto”.

La sentencia es una victoria para el Premier Narendra Modi, que de Ayodhya hizo su caballito de batalla. Sin embargo esta mañana, quizás para evitar reacciones negativas, él escribió en su perfil de Twitter que la sentencia “no es ni una victoria ni una derrota para nadie”. Luego agregó: “¡Ojalá pueda prevalecer la paz y la armonía!”.

El veredicto de la Corte, compuesta por 5 jueces, fue unánime. La sentencia se la esperaba desde hace días, en un “momento cualquiera” antes de la jubilación del presidente Ranjan Gogoi, que concluye su mandato el 17 de noviembre. En el temor de las violencias entre los miembros de las comunidades religiosas, en los días pasados el gobierno de Delhi envió a la zona un contingente agregado de 4 mil militares. Además las escuelas están cerradas en el Estado indio y en la capital y en otras ciudades de Rajasthan y de Maharasthra están en vigor otras restricciones.

Según los expertos, la sentencia del supremo órgano judicial arriesga hacer caer a India en nuevas violencias sectarias, como aquellas que nacieron de episodio que encendió la disputa. Para la tradición hindú, Ayodhya es la ciudad natalicia de Rama, encarnación del dios Vishnu. Aquí en 1528 fue construida la Babri Masjid (mezquita de Babri). En los siglos sucesivos los hindúes han intentado abatirla, sosteniendo que la mezquita fue construida sobre las ruinas de un pequeño templo hindú.

Convocados a Ayodhya para una ceremonia, el 6 de diciembre de 1992 militantes de la familia nacionalista hindú del Sangar Parivar atacaron la mezquita, abatiendo las 3 cúpulas en menos de 3 horas. Todo realizado bajo la mirada de la policía, desplegada en fuerza junto al contingente paramilitar. Durante la noche fue construido un pequeño templo hindú sobre los escombros de la mezquita. Del asalto nacieron violentos enfrentamientos en todo el país entre hindúes y musulmanes que llevaron a la muerte de al menos 2 mil personas.

En 2010 la Alta Corte de Allahabad estableció que el área disputada fuese dividida en 3 partes entre hindúes y musulmanes (2 y 1 respectivamente). Los nacionalistas desafiaron aquel veredicto llevando la cuestión a la Corte suprema. En la sentencia de hoy, los jueces también han afirmado que la destrucción de la mezquita de Babri era “contra el estado de derecho”, confirmando de hecho las responsabilidades de altos funcionarios del gobierno del Bharatiya Janata Party que han participado en la demolición.

Para los analistas, entre los cuales Akhil Bery del Eurasia Group, la decisión “pondrá a la prueba la capacidad de India de calmar la violencia y no permitirá a nadie que surja un espiral fuera de control”. Según Ashok Swain, profesor en el Departamento de investigación sobre la paz en la Uppsala University en Suecia, el veredicto, “más que estar fundamentado sobre hechos, razones y sobre la adhesión a los valores laicos de la Constitución es la afirmación de los sentimientos mayoritarios. Llevará a 200 millones de musulmanes indios aún más a ser marginados”.

 

INDIA_-_1109_-_Ayodhya.jpg