La Corte suprema posterga aún la ejecución de los traficantes de droga

Los prisioneros debían ser ahorcados a fines de octubre. La condena a muerte de 4 traficantes de droga debía ser el último acto de la presidencia Sirisena. Según los jueces, violada la Constitución que garantiza la igualdad frente a la ley.

 


Colombo (AsiaNews/Agencias) – La Corte suprema de Sri Lanka decidió postergar por segunda vez la aplicación de la sentencia de muerte para 4 traficantes de droga. El ahorcamiento de los prisioneros debía ser el acto conclusivo del mandato presidencial de Maithripala Sirisena, sustituído a mitad de noviembre por Gotabaya Rajapaksa. Los jueces establecieron la suspensión de la condena hasta el 20 de marzo de 2020. 

La sentencia fue emitida esta semana por Vijith Malalgoda, Murdu Fernando, S.W. Thurairajah y Gamini Amarasekara. Los jueces aceptaron 12 peticiones presentadas por varias organizaciones que se baten contra la pena capital y por los derechos humanos en general, no sólo de los detenidos. Entre éstas, la Human Rights Commission of Sri Lanka. 

Según los defensores, la elección del ex presidente Sirisena de restaurar la pena de muerte sólo para aquellos que están implicados en el tráfico o en el narcotráfico, viola el Art. 12 (1) de la Constitución. La norma establece el derecho fundamental “a la igualdad de todos los ciudadanos delante de la ley y a la ecua protección por parte de la ley”.

Ya desde cuando Sirisena había anunciado la suspensión de la moratoria sobre las condenas a muerte, los defensores de los derechos humanos habían denunciado la inconstitucionalidad de una elección política “ad personam”, en los específico de un determinado grupo de prisioneros. El ex presidente está acusado de emular al filipino Rodrigo Duterte, autor de una feroz guerra a la droga en su país. Por la misma admisión de hecho, la decisión de Sirisena había madurado después de una visita a Filipinas.

 

SRI_LANKA_-_1213_-_Pena_di_morte.jpg