Los trabajadores migrantes, percibidos como una fuente de crimen y pobreza en Asia
de Pichit Phromkade

El estudio de la Organización Internacional del Trabajo analiza la situación en Japón, Singapur, Malasia y Tailandia. En el Sudeste y en el Pacífico asiático hay 11,6 millones de migrantes; 5,2 millones son mujeres. Los trabajadores migrantes, también considerados como una amenaza para la cultura y las tradiciones. 


Bangkok (AsiaNews/OIT) – En varios países del Asia que constituyen metas privilegiadas de los trabajadores extranjeros, en general existe una percepción “desfavorable” respecto a los migrantes. Es lo que revela un estudio de la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Los paises analizados son Japón, Singapur, Malasia y Tailandia. En todos estos territorios existe una presencia masiva de trabajadores migrantes. El estudio recalca que a pesar de que ellos estén decididos a percibir ingresos altos, tanto en el país de origen como de destino, la actitud de la opinión pública se funda en prejuicios y discriminaciones. Salvo una excepción; las políticas asistenciales en favor de las mujeres que son victimas de la violencia. A continuación, el texto del estudio (traducción de AsiaNews). 

El apoyo de la opinión pública hacia los trabajadores migrantes sigue siendo limitado en algunos países-clave como Japón, Malasia, Singapur y Tailandia, por su relevancia como lugares de destino. Así lo revea un reporte de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y las Naciones Unidas para las Mujeres (UN Women), que alerta sobre las actitudes y prácticas discriminatorias hacia los trabajadores migrantes.  

El estudio se titula “Actitudes públicas hacia los trabajadores migrantes en Japón, Malasia, Singapur y Tailandia”. El reporte muestra que, si bien se nota un aumento general de la migración en los últimos 10 años, las actitudes positivas hacia los trabajadores migrantes han disminuido. 

La investigación fue realizada en base a una muestra de 4.099 personas en cuatro países. Es la continuación de un sondeo anterior conducido por la OIT en el 2010. En este caso se analizan los cambios a nivel de conocimiento, actitudes y prácticas (KAP) en relación con mujeres y hombres que se desempeñan como trabajadores migrantes. Además, plantea ulteriores recomendaciones para promover actitudes más positivas. 

Publicado con ocasión del Día Internacional de los Migrantes, celebrado el 18 de diciembrte, es estudio recuerda la necesidad de una mayor interacción y participación de la comunidad con los trabajadores migrantes para poder contrarrestar la exclusión, el aislamiento y la discriminación. 

Según los últimos estimados, se constata que el número de trabajadores migrantes en Asia del sudeste y en el Pacífico gira en torno a los 11,6 millones. De ellos, 5,2 millones son mujeres. Los trabajadores migrantes brindan una contribución fundamental a las economías y sociedades de sus países de origen y a aquellas del país de destino. 

Y aún así, a pesar de las evidentes carencias del mercado laboral y de las ventajas económicas que derivan de la mano de obra migrante, no todos los ciudadanos están convencidos de la necesidad de alojar a trabajadores migrantes.

Los entrevistados - más de la mitad, en Malasia y Tailandia; más de un tercio, en Japón y un cuarto en Singapur - han afirmado que se necesita contar con trabajadores migrantes en sus países. Sin embargo, ante la pregunta de si los trabajadores migrantes constituyen “una carga para la economía”, cerca de un tercio de los entrevistados de Singapur y Japón, el 40% de los de Tailandia y casi la mitad de los malasios respondieron afirmativamente. 

Percepción de la opinión pública respecto al impacto de los trabajadores migrantes sobre la economía nacional 

Un alto porcentaje de las personas entrevistadas afirma creer que los niveles de delincuencia han aumentado a causa de las migraciones. Más de la mitad de los entrevistados en Singapur y en Japón, además de tres cuartos en Tailandia, y un increíble 83% en Malasia concuerdan en el hecho de que la mayor parte de los crímenes están vinculados con el ingreso de migrantes. Sin embargo, nuevas pruebas del impacto causal de la migración respecto a la criminalidad revelan que los trabajadores migrantes alojados en Malasia reducen tanto la propiedad como los delitos violentos. Recientemente, el Banco Mundial publicó que el aumento de 100.000 trabajadores migrantes en Malasia reduce los crímenes en un 9,9%, subrayando que las actitudes negativas hacia los migrantes no se basan en hechos. 

El miembro de una ONG de Singapur comneta: “No hay pruebas para sostener que los extranjeros cometen crímenes. Ellos vienen aquí sobre todo para trabajar y no para ser castigados, Dado que [los migrantes] están menos calificados, las personas locales tienen prejuicios respecto a ellos, y piensan que los trabajadores migrantes cometen delitos”. 

Un alto número de entrevistados percibe que los trabajadores migrantes amenazan la cultura y la herencia de su país, pero muchos sostienen que los trabajadores migrantes son confiables. 

Las percepciones de los trabajadores migrantes como amenazas sociales y culturales 

Si bien muchas personas pueden tener una visión negativa general cuando se trata la cuestión de los trabajadores migrantes, afortunadamente el estudio revela que existe un respaldo positivo de la opinión pública para las iniciativas políticas tendientes a sostener a las mujeres migrantes trabajadoras, y en particular, en el ámbito del trabajo doméstico, procurando poner fin a la violencia contra la mujer. Los entrevistados expresan un particular apoyo a los centros que asisten a las mujeres migrantes que padecen situaciones de violencia, y están a favor de reforzar mecanismos para combatir la violencia y para asegurar mejores condiciones a las trabajadoras domésticas. Ello demuestra que el énfasis en un grupo de trabajadores migrantes particularmente y en cuestiones específicas que atañen a estos trabajadores pueden ayudar a generar un apoyo público, en particular cuando la atención se focaliza en experiencias compartidas. 

Apoyo para mejorar las condiciones de trabajo de los trabajadores domésticos migrantes

En consonancia con los resultados de la encuesta de la OIT de 2010, los medios de comunicación, y en particular los medios sociales, son la principal fuente de información que influye y refuerza la percepción de los trabajadores migrantes. Dadas las representaciones negativas de los trabajadores migrantes en los medios de comunicación, que pueden distorsionar la forma en que la gente percibe a un grupo de trabajadores migrantes en su conjunto, los mensajes comunicados a través de los medios de comunicación de masas y las plataformas de medios sociales son canales vitales para informar al público con información precisa y neutral sobre los trabajadores migrantes. 

Nilim Baruah, especialista en migración de la OIT para la región de Asia y el Pacífico, dice: "Las percepciones negativas deben ser contrarrestadas por una imagen positiva de los trabajadores migrantes que corresponda a la contribución real que hacen a las economías de destino y de origen [de los países]. De lo contrario, en las sociedades de acogida habrá menos apoyo a un enfoque de la gobernanza de la migración basado en los derechos, en el que todos los trabajadores sean tratados con justicia y dignidad.

De otra parte, el estudio también confirma que el apoyo público a los trabajadores migrantes está impulsado en gran medida por las relaciones y vínculos que los individuos y las comunidades desarrollan con las comunidades de trabajadores migrantes. Las personas que conocen a los trabajadores migrantes y están personalmente involucradas con ellos tienen más probabilidades de apoyar sus derechos y ayudarles en tiempos de crisis.

Según sus principales conclusiones, el estudio subraya la necesidad de realizar esfuerzos de colaboración, que van desde la planificación de una política inclusiva hasta las actividades de sensibilización para invertir las tendencias negativas observadas. Los gobiernos, los sindicatos, las asociaciones de empleadores y las organizaciones de la sociedad civil tienen un papel que desempeñar en la promoción de una transformación de los puntos de vista discriminatorios y en el fomento de la inclusión social positiva de los trabajadores migrantes.

Una década después del estudio de 2010, la investigación establece un conocimiento básico actualizado de las actitudes públicas hacia los trabajadores migrantes en cuatro países de destino de la ASEAN, y proporciona evidencia catalogada para tomar decisiones políticas y organizar campañas para promover un entorno más inclusivo y de apoyo para los trabajadores migrantes. En el informe, la atención prestada a las cuestiones relativas a los trabajadores migrantes pone de manifiesto la existencia de problemas que cuentan con un gran apoyo público y que pueden aprovecharse como punto de acceso. En los casos en que existe un apoyo público considerable para hacer frente a la violencia y fortalecer las condiciones de empleo de los trabajadores domésticos, el cambio de políticas puede ser más fácil, con reformas que pueden garantizar resultados positivos en materia de migración para las trabajadoras migratorias.
 

 

ASIA_-_1218_-_Migranti.jpg