Aumentan las víctimas y los evacuados en Yakarta. Ambientalistas: ignoradas las campanas de alarma

Las lluvias han matado al menos a 53 personas y fueron evacuados 175 mil habitantes. En los trabajos de salvataje hay casi 11 mil operadores sanitarios y soldados para reducir el riesgo que surjan epidemias. Expertos: “No existe una conciencia ambiental. Cuando el agua se hará retirado, no se hablará más de cambio climático”.

 


Yakarta (AsiaNews/Agencias) – Aumenta de hora en hora el saldo de las víctimas a causa de las violentas inundaciones y los aludes que esta semana afectaron la región de Yakarta, en Indonesia. Agus Wibowo, vocero de la Agencia nacional para el control y la reducción de los desastres, reporta que los muertos recuperados son 53 y al menos 175 mil personas fueron evacuadas. Éstas han encontrado refugio en campos preparados alrededor de la zona del desastre, donde las condiciones higiénico sanitarias están colapsadas. Mientras tanto activistas y ambientalistas denuncian al gobierno haber ignorado las señales de alarma del cambio climático. 

Las lluvias iniciaron a caer en manera torrencial en la vigilia del nuevo año y en breve tiempo inundaron la zona de la capital indonesia. El área metropolitana de Yakarta es una de las ciudades más pobladas del mundo con cerca de 30 millones de habitantes. Las zonas cerca de la costa están sujetas a frecuentes inundaciones a causa del constante hundimiento por debajo del nivel del mar. Por esto el gobierno planificó transferir la capital a Borneo a una zona más elevada y con menores riesgos de catástrofes naturales.

En las últimas horas el Ministerio de salud desplazó a unos 11 mil operadores sanitarios y soldados para distribuir remedios, equipos de higiene personal y comida. El objetivo es evitar que se produzcan epidemias de hepatitis A, dengue y otras enfermedades, comprendidas las infecciones provocadas por el contacto con los cuerpos de animales muertos.

Según los expertos, el desastre natural de este inicio de 2020 es el peor desde 2013, cuando decenas de personas murieron a causa de las precipitaciones monzónicas que inundaron la ciudad. Para los ambientalistas, el último desastre ambiental debería servir como “campana de alarma” sobre el cambio climático, en uno de los países más contaminados por el gas serra (quinto a nivel mundial).

Sin embargo, Yuyun Harmono, responsable del Indonesian Forum for the Environment, subraya que la administración se demostró poco dispuesta frente a las catástrofes y no parece tener ninguna intención de reducir las emisiones contaminadoras. Las inundaciones, continúa, “deberían servir como una potete promemoria que las cosas no pueden ser afrontadas como siempre”.

Según un sondeo de 2019, la vulnerabilidad ambiental del país es escasamente considerada también por la población: sólo el 185 de los entrevistados considera que haya una correlación entre la actividad del hombre y el cambio climático. Nirwono Joga, investigados en el Urban Studies Center de Yakarta, “no hay muchas personas que se den cuenta del cambio climático. Cuando el agua se retirará y las personas volverán a sus casas, serán olvidadas también de las acciones de las cuales ahora se habla para combatir el cambio del clima”. 

 

INDONESIA_-_0104_-_Update_tifone_(600_x_338).jpg