Teherán, comienza el entierro de las víctimas del accidente aéreo. La protesta se aplaca

Conmoción y participación en las exequias. No faltaron los momentos de tensión, cuando la familia de una víctima arrancó la bandera del ataúd. Ya fueron identificados 123 cuerpos de un total de 176 pasajeros que viajaban a bordo. La policía y las fuerzas de seguridad patrullan las universidades. FMI: si las sanciones continúan, la desocupación superará el 20% y la economía caerá un 7,2%.


Teherán (AsiaNews/Agencias) - Los iraníes han comenzado a dar sepultura a las víctimas del accidente del avión ucraniano abatido por el ejército iraní en los cielos de Teherán, en la convulsionada noche de ataques contra objetivos estadounidenses en territorio de Irak. Un accidente que desató protestas masivas en las calles - que continuaron por cinco días consecutivos - tanto en la capital como en los principales centros del país, y que fueron duramente reprimidas (con el uso de proyectiles, según testimonios que resta confirmar) por las fuerzas de seguridad. 

Los funerales se desarrollaron en un contexto de profunda conmoción y con gran participación, pero no faltaron los momentos de tensión. En un vídeo difundido en la web se ve a los familiares de una de las víctimas, arrancando la bandera iraní del ataúd donde yacía el cuerpo, y a la madre gritando una y otra vez: “¡Quítala!”, mientras señala el emblema nacional. 

Según informa la agencia Ilna, el jefe de Medicina Forense ha logrado identificar a 123 de las 176 víctimas. Parte de los cuerpos fueron sepultados en el cementerio de Behesht-e Zahra, al sur de Teherán, mientras que otros fueron trasladados al exterior. Varias universidades de Canadá (la nacionalidad de 63 de las 176 personas que viajaban a bordo) han realizado una vigilia y un minuto de silencio por las víctimas. Muchas de ellas eran estudiantes, docentes e investigadores de 19 ateneos del país. 

El accidente se produjo ene la noche de máxima tensión (el 8 de enero) entre la República Islámica y los Estados Unidos, cuando Teherán perpetró un ataque con misiles, contra objetivos de EEUU en Irak, en respuesta al asesinato del Gral Qasem Soleimani, comandante de las Fuerzas Quds. Ayer, en las redes sociales se relanzó la invitación a movilizarse para dar vida a protestas en todo el país. Sin embargo, no se han registrado manifestaciones masivas en las calles y rutas, como había sucedido en días anteriores. En cambio, la policía y los agentes de la brigada anti-disturbios patrullaron las áreas externas de las universidades más importantes de la capital, núcleo de la protesta. 

En tanto, se agravan cada vez más los efectos de las sanciones estadounidenses contra Irán, introducidas nuevamente por el presidente de los EEUU, Donald Trump, inmediatamente después del retiro del acuerdo nuclear en mayo del 2018, con la inauguración de una política de “máxima presión” contra Teherán.  La economía iraní se ve empujada a pasos acelerados hacia una recesión en el año fiscal en curso, y las reservas de divisas podrían caer a 73 millardos de dólares en el mes de marzo, con una pérdida de al menos 40 millardos en solo dos años. 

La economía tuvo una caída del 4,6% en el año fiscal  2018-2019 y, se prevé una ulterior contracción del 7,2% para el año en curso. La semana pasada, la Casa Blanca introdujo nuevas sanciones contra 17 productores de metales y compañías mineras, en respuesta al ataque contra las tropas de EEUU en Irak.  

El Fondo Monetario Internacional (FMI) subraya que si los EEUU mantienen las sanciones “luego de dos años de profunda recesión, el crecimiento se verá limitado en el mediano plazo, la desocupación trepará a más del 20% y las reservas caerán a 20 millardos para el 2023”. En cambio, si los EEUU optaran por aligerar las sanciones, según el FMI, el crecimiento podría superar el 6% anual, las reservas en el exterior tocarían los 143 millardos y el Producto Interno Bruto (PIB) se duplicaría, llegando a 639 millardos en marzo del 2024”. 

IRAN_-_vittime_economiaok.jpg