Covid-19: las autoridades cierran la mezquita de al-Aqsa durante todo el Ramadán

En el mes sagrado de ayuno y oración, los fieles no podrán acceder a a Explanada de las Mezquitas. Los custodios de los lugares santos musulmanes invitan a “rezar en casa”. Mons. Marcuzzo: cristianos, judíos y musulmanes, “unidos y decididos” para combatir el nuevo coronavirus. Una emergencia que ha llevado a un redescubrimiento del rol “de la familia y la Iglesia doméstica”. 

 


Jerusalén (AsiaNews) - Durante todo el período del Ramadán, el área donde se levanta la mezquita de al-Aqsa, en Jerusalén, permanecerá cerrada a los fieles, que no podrán ingresar ni rezar en el lugar como marca la tradición. Una medida que debe enmarcarse en el cierre de las actividades comerciales y lugares de culto, que también ha afectado el Santo Sepulcro con ocasión de las recientes festividades pascuales, en un intento por contener la difusión de la pandemia del nuevo coronavirus.  

Durante el mes sagrado de ayuno y oración, decenas de miles de musulmanes se dirigen a diario a la mezquita de al-Aqsa y a la Cúpula de la Roca, para la oración vespertina (Taraweeh) en el sitio donde el profeta Mahoma subió al cielo, según la tradición. La explanada de las Mezquitas (lugar que los judíos llaman Monte del Templo) es el tercer lugar sagrado en importancia para los fieles del islam.  

La decisión de cerrar al-Aqsa al público, comunicada en la tarde de ayer por el Consejo que encabeza Jordania y que custodia los lugares sagrados de Jerusalén, extiende la medida de clausura dictada el 23 de marzo pasado, durante las primeras fases de la pandemia. En un comunicado, los custodios se refieren a una decisión “dolorosa” pero “que demuestra estar en línea con las fetuas y las indicaciones de los médicos”. Los musulmanes deberían “realizar las oraciones en sus casas durante el Ramadán [que comienza el 23 de abril], para proteger su seguridad”.

Recientemente, con ocasión de las celebraciones de la Pascua y del Péisaj, cristianos y musulmanes tuvieron que tomar precauciones y  aceptar las restricciones para contener la pandemia de Covid-19. En una entrevista con AsiaNews, Mons. Giacinto-Boulos Marcuzzo, obispo auxiliar y vicario patriarcal de Jerusalén, subraya que “los musulmanes también están dispuestos a respetar las directivas de las autoridades”. “Estamos todos unidos y decididos - agrega - y quizás este es uno de los aspectos más positivos en una realidad de emergencia, si bien es cierto que Israel y Palestina no se han alterado completamente a raíz de la crisis. Aún así, la situación amerita atención”.

El clima, cuenta Mons. Marcuzzo, “sigue siendo de fiesta, ya que no hemos tenido limitaciones drásticas”. A pesar de ello, “como los cristianos, los musulmanes también celebran el Ramadán en casa, las fiestas están prohibidas y lo mismo sucede con las cenas del Iftar con amigos y conocidos en las que a veces también participan los cristianos”. La Pascua que acaba de transcurrir “fue una Pascua especial” con celebraciones reducidas. “Hemos trabajado con los medios de comunicación, con las computadoras y las redes sociales”.

A esto se suma la gran obra de los sacerdotes, que “han visitado incansablemente a las familias, sobre todo a las que tienen ancianos y enfermos, para llevarles la comunión, confesar y distribuir ramos de olivo en el Domingo de Ramos”. La emergencia del coronavirus, concluye el prelado, nos ha “devuelto la conciencia de la precariedad y la debilidad” del hombre, ha fortalecido “el elemento interior” y “en una época de grandes reuniones, ha revitalizado el rol de la Iglesia doméstica y la familia” como núcleo original de la fe. 

En Israel, hasta el momento se registran poco menos de 13.000 infectados y 148 víctimas a causa del nuevo coronavirus. En la Franja de Gaza - donde rige un alerta máximo por una posible difusión del virus en un contexto sanitario que puede calificarse como desastroso - y en Cisjordania, el saldo oficial es de dos víctimas y cerca de 300 infectados, pero es muy posible que el número sea menor al real. Las mezquitas y los lugares de culto de la Franja  se encuentran cerrados desde el 25 de marzo; el bloqueo en el área de West Bank rige desde el 14 del mismo mes.

ISRAELE_-_PALESTINA_-_alaqsa_e_ramadan.jpg