Bagdad, los sacerdotes donan sus salarios a los pobres y a las víctimas del Covid-19

Todos los sacerdotes de la capital han decidido donar el dinero a los más necesitados. Anteriormente, el patriarcado caldeo había destinado 90.000 dólares a este fin. El Card. Sako renueva la invitación a respetar las medidas de distanciamiento en las iglesias y a acatar las directivas sanitarias. Siguen suspendidas las actividades en grupo, pero se refuerza el uso de Internet y las redes sociales. 

 


Bagdad (AsiaNews) - Para ayudar a las personas más afectadas por la pandemia del nuevo coronavirus y a aquellos sectores de la población más vulnerables, los párrocos de Bagdad han decidido donar su salario, el cual se sumará a los 90.000 dólares previamente destinados por el patriarcado caldeo. La decisión fue tomada al término de un encuentro realizado ayer, entre los sacerdotes de la capital iraquí y el primado, el Card. Louis Rapahel Sako, junto a los auxiliares Mons. Shemon Warduni y Mons. Basilio Yaldo. 

Durante el encuentro, el purpurado y los sacerdotes de la capital discutieron acerca de los hechos recientes en la batalla contra la pandemia del Covid-19. El primado caldeo invitó a hacer respetar las medidas de distanciamiento social en las iglesias, las directivas sanitarias y el cierre dispuesto por las autoridades para evitar la difusión del nuevo coronavirus. 

En ese sentido y hasta nuevo aviso, seguirán suspendidas todas las actividades grupales en las parroquias, como el catecismo y las iniciativas dirigidas a los más jóvenes. Es por ello que la cúpula de la Iglesia caldea desea reforzar aún más el uso de Internet y de las redes sociales para seguir en contacto con los fieles, como subrayó el Card. Sako. Se propondrán “programas educativos y religiosos”, sin olvidar a los necesitados y las necesidades de la vida cotidiana “de las familias que están pasando situaciones complejas en estas circunstancias difíciles”. 

Haciendo un llamado a la comunidad cristiana, el patriarca Sako subraya que “todos los iraquíes, en esta circunstancia histórica y fatídica, deben poner a un lado sus luchas y los intereses personales”. En este momento, prosigue el purpurado, es necesario obrar “para la recuperación de la unidad y en favor de la solidaridad, para expulsar al enemigo común”, que amenaza las vidas, la economía y las relaciones sociales y religiosas. 

Al día de hoy, en Irak se registran 1677 casos de coronavirus; las víctimas oficiales son 83 y las personas recuperadas, 1171. Sin embargo, fuentes médicas y analistas independientes cuestionan el saldo oficial que brinda las autoridades. En las últimas semanas, algunos médicos terminaron en la mira de la policía tras denunciar un número tres veces mayor a la cifra oficial.

IRAQ_-_preti_e_covid.jpg