Sheikhupura, grupo de musulmanes asalta una iglesia protestante
de Shafique Khokhar

Al menos una pared destruida y una cruz rota. Los culpables querían recuperar un terreno ya vendido a la iglesia. Un caso de blasfemia a la inversa. Parlamentario del Punjab: La cruz tiene valor para el cristianismo y el islam. Cristiano local: "No sólo ha sido rota la cruz: también se ha aplastado nuestro corazón".


Sheikhupura (AsiaNews) - Muros destruidos, cruces destrozadas, desprecio por los objetos y el lugar sagrado: es el resultado de un asalto de un grupo de musulmanes contra la iglesia de la Trinidad, para uso de una comunidad pentecostal. La iglesia fue construida hace 22 años en Hukampura, en el distrito de Sheikhupura, a unas docenas de kilómetros de Lahore, en el Punjab.

El 9 de mayo, un grupo liderado por Awan Abbas y Ali Shan, terratenientes, armados con rifles, entraron en la iglesia a mediodía, aprovechando que el edificio estaba vacío, debido a la cuarentena vinculada al coronavirus.

El grupo comenzó a gritar consignas contra los cristianos y a destruir los muros de la iglesia, deshonrando y rompiendo la cruz, despreciando lo que encontraron.

El pastor Hadayat, que dirige la comunidad, dijo a AsiaNews que la iglesia de la Trinidad está formada por más de 60 familias cristianas locales. Explica que la comunidad tiene un problema con algunos terratenientes: el año pasado los fieles compraron un terreno adyacente a la iglesia para ampliar el edificio a medida que la comunidad crece. La tierra estaba desnuda y tenía 101 metros cuadrados de superficie. El contrato se registró, pero ahora los propietarios quieren recuperar la tierra a toda costa, tal vez para un mejor negocio.

La comunidad informó de la violencia a la policía y abrió un caso de blasfemia contra Abbas y otros siete hombres que profanaron la iglesia.

La noticia se extendió por todo el país, causando ira y tristeza entre los cristianos. La comunidad exige al Primer Ministro y al gobierno una mayor protección para las minorías de Pakistán y exige justicia para los profanadores.

Boota Masih, un cristiano local, dijo a AsiaNews que el grupo de matones, después de demoler los muros y la cruz, desafió a todo el mundo y amenazó con la violencia, pero huyó tan pronto como se enteraron de que venía la policía. "No fue sólo la cruz la que se rompió: nuestros corazones también fueron aplastados", dijo.

Tariq Masih Gill, miembro de la Asamblea Provincial del Punjab, visitó la iglesia afectada. "La cruz que fue profanada - dijo - tiene gran importancia y valor tanto en el cristianismo como en el islam. Los culpables no sólo han deshonrado nuestra fe, sino también nuestra bandera nacional, que también representa a las minorías".

Ijaz Augustine, ministro provincial de derechos humanos y minorías, también visitó el lugar. Pidió a la policía que tomara medidas inmediatas contra los culpables, sin ningún tipo de favoritismo o discriminación.

Los oficiales superiores de la comisaría aseguraron su total compromiso con el caso y prometieron llevar pronto a los autores ante la justicia. Hasta la fecha, sin embargo, no ha habido arrestos. La policía está buscando a los autores, pero parece que han huido de la ciudad. Los cristianos han decidido hacer manifestaciones para exigir justicia (foto 3).

 

 

PK_1-kalashakako_6.jpg PK_1-kalashakako_6.jpg PK_1-kalashakako_6.jpg