Hong Kong, por primera vez en 17 años, la policía prohíbe la marcha del primero de julio
de Paul Wang

Se prohíbe el evento en nombre del distanciamiento social, a causa de la pandemia, y para prevenir hechos de vandalismo. Las marchas que ha organizado el Frente Civil por los Derechos Humanos siempre han sido pacíficas. En el 2003, en el primero de julio, participaron 500.000 personas, para pedir la abolición de la ley de seguridad. Ahora Beijing se apresura a promulgar la ley, para imponerla sobre Hong Kong.


Hong Kong (AsiaNews) – Por primera vez en 17 años, la policía ha prohibido la marca por la democracia, que tiene lugar en Hong Kong desde el año 2003. El Frente Civil por los Derechos Humanos (Civil Human Rights Front, CHRF), que organiza a marcha, explicó que las fuerzas del orden han prohibido el evento ya que, a causa del Covid-19, no se permiten las reuniones de más de 50 personas y porque temen que culmine con un reguero de violencia y vandalismo - como sucedió en otras manifestaciones del último tiempo.  

En una carta enviada a Jimmy Sham, responsable del CHRF, la policía explica que “está el riesgo de que algunos participantes de esta asamblea y marcha pública pueden apartarse del recorrido planeado originalmente, y vandalizar varios edificios… Ellos podrían constituir una seria amenaza a la seguridad de los demás participantes, ciudadanos, periodistas y miembros de la policía, y ustedes no tienen la capacidad de controlar sus acciones”. 

Hace más de un año que en Hong Kong se suceden las manifestaciones. En un principio, para solicitar la cancelación de la ley de extradición, éstas se han convertido en un movimiento en favor de la democracia plena en el territorio. En varias ocasiones hubo hechos de violencia, desatados por grupos de extremistas y por parte de la policía. 

Cabe recordar, sin embargo, que las manifestaciones que ha organizado el CHRF siempre han sido pacíficas. La marcha más famosa tuvo lugar hace un año, y contó con la participación de más de dos millones de personas

En Hong Kong se mantiene alta la tensión, porque China ha decidido impulsar una ley de seguridad nacional que busca imponer sobre la población de Hong Kong, y que recibió el rechazo de muchos sectores de la sociedad, ya que aniquilaría el estado de derecho en el territorio. Según miembros del movimiento democrático, esta prohibición es la puesta en acto de la represión, incluso antes de que la ley haya sido implementada. Este año, la tradicional vigilia en recuerdo de los muertos de Tiananmen también fue prohibida, por “motivos sanitarios”. Sin embargo, decenas de miles de personas desafiaron la prohibición

Una marcha el próximo primero de julio tendría como finalidad desafiar a Beijing y su ley de seguridad nacional. En efecto, el 1° de julio del 2003, más de 500.000 personas salieron a las calles para protestar contra una ley de seguridad pública, que el gobierno de Hong Kong pretendía imponer. Los participantes forzaron al jefe del Ejecutivo de aquél entonces,  Tung Chee-hwa a postergar la aprobación de la ley por tiempo indeterminado. Luego de ello, Tung Chee-hwa presentó su renuncia.

La actual jefa del Ejecutivo, Carrie Lam, ha negado que haya motivaciones políticas detrás de la prohibición de las manifestaciones en nombre del distanciamiento social seguro.

HK-March.jpg