Estambul, la ‘hora islámica’ de Santa Sofía
de Marian Demir

Desde ayer, los periodistas amigos de Erdogan difunden la noticia de que el Consejo de Estado ya ha decidido, “por unanimidad”, la transformación de la basílica cristiana en mezquita. Sin embargo, las razones en las que se asienta el “derecho de la espada” no son islámicas. Diputada pro-kurda: “Santa Sofía debiera ser usada para el credo de aquellos que la construyeron”.


Estambul (AsiaNews) – El Consejo de Estado turco hoy debería anunciar su decisión de transformar la basílica de Santa Sofía en mezquita. Ayer, la máquina de propaganda se movió para preparar como una gran victoria “islámica” el paso que quiso (y amenazó con) dar tantas veces el presidente  Recep Tayyip Erdogan.

Según Abülkadir Selvi, un periodista cercano al gobierno, el Consejo de Estado ya ha tomado la decisión “por unanimidad”, pero esperó al día de hoy para la redacción y la firma del acta. Selvi define la jornada de hoy como “un día histórico en la lucha por Santa Sofía”. También se apresuró a precisar que la transformación “islámica” de la basílica no es “una inversión electoral” de Erdogan, en alusión a las elecciones presidenciales que tendrán lugar recién en el 2023, “dentro de tres años”. 

La opinión pública internacional piensa, sin embargo, que esta decisión tiene que ver con el deseo de Erdogan de vencer una nueva carrera electoral, habiendo transformado el país en una República presidencial, tras haber perdido en Ankara y Estambul en las elecciones administrativas del 2018

Otro periodista que es considerado como un consejero secreto de Erdogan, Mehmet Ardıç, ayer difunfió un tuit en el cual se afirma que “por unanimidad, el Consejo de Estado canceló la decisión sobre Hagia Sophia del 27 de noviembre de 1934”. 

Con la fecha, se alude a la decisión del líder Atatürk, de transformar en museo la basílica, que bajo el imperio otomano había sido utilizada como mezquita.

Abülkadir Selvi también explicó que el Consejo de Estado quiere explicar “las bases jurídicas” de esta transformación. Tales bases jurídicas se apoyan sobre el “derecho de la espada”, es decir, el poder de los vencedores de hacer lo que se desea. 

Lo cierto es que este derecho es criticado precisamente porque “no es islámico”. Hüda Kaya, diputada del Partido Democrático del Pueblo (filo-kurdo), el HDP, declaró que “el derecho de la espada en cuanto a Santa Sofía (luego de la conquista de Constantinopla, por parte de los musulmanes) es una tradición que surgió después del profeta Mahoma, y las decisiones sobre Santa Sofía no competen al gobierno”. 

Según Hüda Kaya, “Santa Sofía debiera ser usada para el credo de aquellos que la construyeron”. 

“Como Santa Sofía – dijo -, hay cientos de edificios ocupados, que debieran pertenecer a los creyentes que los construyeron. No basta con llamarla mezquita. Tiene que pasar a ser la casa de Dios. Santa Sofía tiene un estatuto especial. Debiera servir al credo de aquellos que la construyeron”.

Levantada en la época del emperador Justiniano, en el año 537, tras la caída de Constantinopla (29 de mayo de 1453) el templo pasó a ser utilizado como mezquita. Con la disolución del Imperio otomano, pasó a ser utilizada como museo, en 1935. Este año, para conmemorar la caída de Constantinopla, Erdogan quiso que se recitasen versículos del Corán en Santa Sofía. 

Para impulsar a una revisión de la decisión, hubo varios intentos de la Unión Europea y sobre todo, del patriarca ecuménico Bartolomé I, que teme que el hecho detone un  enfrentamiento entre cristianos y musulmanes del mundo. 

La inauguración de la basílica como mezquita debería ser el 15 de julio, fecha en que se conmemora el cuarto aniversario del fallido golpe contra Erdogan.

TURCHIA-_Haghia_Sophia_-night.jpg