Familias cristianas asaltadas, amenazadas y forzadas a dejar su aldea
de Nirmala Carvalho

La multitud saqueó la casa de un joven pastor; amenazó a su familia y a otras dos familias cristianas: de no dejar la aldea, las mujeres serían violadas, asesinarían a los hombres e incendiarían sus casas. La policía fue obligada a liberar a los arrestados.


Bombay (AsiaNews) - El 2 de julio, los radicales Hindutva agredieron al pastor Vikas Gupta (en la foto, a la derecha) y se mofaron de él. El hecho ocurrió en una aldea remota del distrito de Azamgarh, en Uttar Pradesh, y fue relatado a AsiaNews por Sajan K George, el presidente del Global Council of Indian Christians (GCIC).

Según el presidente del GCIC, “el joven cristiano Vikas Gupta (21 años) fue arrastrado hasta un templo hindú, donde lo obligaron a arrodillarse frente a un ídolo, lo hicieron desfilar por el mercado de la aldea y también dañaron su moto.

Al día siguiente, otra horda irrumpió en su casa, en la aldea de Dassmora, en el distrito de Azamgarh. La multitud saqueó su casa; amenazaron a su familia y a otras dos familias cristianas: de no dejar la aldea, las mujeres serían violadas, asesinarían a los hombres e incendiarían sus casas.

Una vez que la multitud se fue, la familia pidió ayuda a la policía. 

El 4 de julio la multitud volvió a atacar la casa de oración, derribando muros y destrozando ventanas y puertas. Luego de este tercer ataque, los cristianos denunciaron el hecho en la comisaría policial de Bardah.

La policía arrestó a cinco hombres en relación con el ataque. En respuesta a ello, otra multitud - esta vez, encabezada por el alcalde del pueblo - se reunió afuera de la comisaría y exigió la liberación de los arrestados. El alcalde amenazó a la policía: si los hombres no eran dejados en libertad habría consecuencias.  

Según una fuente local, la policía se vio obligada a dejar a los hombres en libertad. Las dos familias cristianas que viven en la aldea se refugiaron en la estación de policía todo ese día hasta la una de la madrugada. 

Las dos familias luego huyeron de la aldea, abandonando sus casas, sus objetos personales y su ganado, y ahora viven ocultas. 

El 5 de julio la policía arrestó a cinco personas, que no fueron identificadas.

Sajan K George dio declaraciones a AsiaNews: "Este asalto a un inocente, Vikas Gupta, y a las dos familias cristianas es un grave ataque a sus derechos fundamentales, inclusive al derecho a la vida, a la libertad religiosa y a la dignidad de las mujeres (que recibieron amenazas de abusos sexuales).

Una propaganda engañosa está suscitando ataques contra cristianos indefensos en varios distritos del Uttar Pradesh. Cada vez hay más iglesias pequeñas que terminan clausuradas. 

En la edición del 2020, la United States Commission on International Religious Freedom (USCIRF) coloca a la India entre los 14 “países que revisten particular preocupación”, sosteniendo que en estas naciones las minorías religiosas son sometidas a una creciente agresión. 

En enero de este año, el Vishwa Hindu Parishad (VHP) anunció que antes del 2024 pondría fin a las “conversiones forzadas” y señaló 30 lugares en ocho distritos del este de Uttar Pradesh, donde ha habido presuntas conversiones religiosas con la participación de  misioneros cristianos.

“Los radicales - afirma el presidente de la GCIC - tienen tal ansiedad por amenazar la existencia misma de las minorías, que crean una situación crítica en el orden público y violan todas las garantías constitucionales de la India secular”.

Pastor_Vikas_Gupta.jpeg