Hong Kong: Arrestado líder democrático. Ley sobre la seguridad usada para reprimir el disenso

Lo Kin-hei detenido por su rol en el movimiento movimiento anti-extradición. Liberado bajo caución, deberá comparecer delante de la justicia en agosto. Para evitar el arresto, algunos políticos democráticos asumen el bajo perfil. Eclipsarse no salvará a los opositores de la incriminación. El caso del ícono democrático Anson Chan.

 


Hong Kong (AsiaNews) – Se hace siempre más dura la represión política en Hong Kong después de la adopción de la nueva ley sobre la seguridad por Beijing. Ayer la policía arrestó a Lo Kin-hei, vicepresidente del Partido democrático, por haber participado en una manifestación no autorizada el pasado 18 de noviembre: una de las tantas iniciativas organizadas por el movimiento anti-extradición después del verano de 2019 y la cuarentena por el coronavirus en enero.

La draconiana medida sobre la seguridad entró en vigor el 30 de junio. Ésta introduce los delitos de separatismo, subversión, terrorismo y colusión con fuerzas extranjeras. El Partido comunista chino la impuso para sofocar el movimiento democrático, que desde hace un año manifiesta por la autonomía de Hong Kong de la madre patria y para el mantenimiento de su sistema liberal. 

Fue liberado bajo caución. deberá comparecer delante de la justicia en agosto. Él definió a las acusaciones contra él “carentes de fundamento” y “políticamente motivadas”. Para evitar el arresto, algunos políticos democráticos asumen el bajo perfil. Por ejemplo, Au Nok-hin y Andrew Chiu han tomado distancias de las recientes primarias del frente anti-Beijing, del cual eran coordinadores.

El 11 y el 12 de julio, más de 600 mil personas participaron en el voto para elegir los candidatos democráticos en la elecciones parlamentarias de septiembre. Ellas han desafiado a las autoridades ciudadanas y a las de la madre patria, según ellas la participación a las primarias podría violar la nueva normativa. Au admitió haber tomado la decisión después que Beijing amenazó con acciones judiciales contra organizadores y participantes.

Pero eclipsarse no salvará a los opositores y activistas democráticos de la incriminación, como demuestra la campaña de prensa de los medios chinos contra Anson Chan, secretario general bajo el último gobernador británico de Hong Kong y bajo el primer jefe del ejecutivo después del pasaje del territorio a China en 1997.

Chan un ícono del campo democrático, anunció el mes pasado querer retirarse a vida privada. Según la CCTV, la Tv pública china, el retiro de la escena política no le evitará un “castigo”. Para la dirigencia china, Chan es miembro de “la banda de los cuatro”, junto al magnate de los medios Jimmy Lai, al fundador del Partido democrático Martin Lee y a Albert Ho, presidente de la Alianza en apoyo de los movimientos democrático-patrióticos de China.

En un reciente artículo, la CCTV acusa a las cuatro personalidades democráticas de haber intentado de “destruir” Hong Kong con las marchas anti-extradición, en confabulación con fuerzas de la oposición, políticos extranjeros y organizaciones anti-chinas. Por tal motivo, agrega el canal de Estado, ellas debería ser incriminadas en base a la ley sobre la seguridad.

 

98ec6e6acfcf5dcb36a6ce08a13d0147.jpg