Khabarovsk, la protesta contra el ‘colonialismo’ de Putin
de Vladimir Rozanskij

La ciudad del oriente extremo de la Federación rusa, defiende desde hace días a su gobernador elegido, acusado de intento de homicidio y de otros delitos graves. La plaza defiende la propia elección contra el poder central. En muchas regiones  crece la insatisfacción hacia la política de Putin y contra las los enormes recursos absorbidos por Moscú, que dejan pobres a la periferia.

 


Moscú (AsiaNews)- Desde hace varios días domina la protesta en  Khabarovsk, ciudad del extremo oriente ruso, a más de 8 mil Km de Moscú y a solos 30 Km de la provincia china de  

Heilongjiang. lo ciudadanos de Khabarovsk salen a las calles de a miles (v. Foto) para protestar contra el arresto del gobernador de la región, Sergey Furgal, acusado de intento de homicidio y de otros graves delitos. Sus seguidores dicen que el caso haya sido montado por razones políticas.

Según Ilja Stakheev, docente de comunicación política en san Petersburgo, la razón política del arresto y del conflicto con el poder central gira alrededor de la autonomía de los gobernadores y de los intendentes, completamente anulada por Vladimir Putinal inicio de su mandato presidencial(2.000-2004), para restablecer aquella que él llama la “verticalidad del poder”. En 2012, con la finalización de la presidencia de Dimitri Medvedev, la naturaleza electiva de los gobernadores regionales había sido reiniciada, considerando como ya adquirida la uniformidad de los varios niveles del poder político a nivel federal. Pero, en los últimos años, en algunas elecciones regionales se reflejaron las insatisfacciones de la gente contra la política putiniana, en fase de recesión económica; Furgal fue elegido en 2018 con estas motivaciones.

La misma cosa sucedió en la región siberiana de Irkutsk, y en algunas zonas de Rusia central, como Vladimir y en Nizhnij Novgorod, donde se asentaron gobernadores e intendentes no putinianos. El descontento arriesga extenderse como mancha de aceite, reforzando sentimientos anti-sistema en las oposiciones de plaza, pero también en partidos hasta ahora fieles a Putin, como los comunistas y liberales-socialistas. los mismo habitantes de Khabarovsk no defienden a Furgal porque están convencidos de su honestidad, sino porque “no deben arrestar impunemente al hombre que hemos elegido nosotros”. en “defensa de la propia libertad de elección”, como sostiene Stakheev.

El todo se puede definir como una protesta contra el “colonialismo moscovita”, que se acentúa en esta fase convulsa de la vida social, entre las medidas contradictorias contra la pandemia y las modificaciones constitucionales que refuerzan el autoritarismo centralizado, aunque si Furgal había formado el primer “gobierno de coalición” de panorama político ruso. la cuestión es ante todo económica, porque los recursos de Rusia se redistribuyen con un movimiento centrípeto y moscú traga cantidades enormes respecto a cuánto es asignado a las periferias.Y esto en más percibido en las regiones más lejanas, como el extremo oriente de Khabarovsk, donde por otro lado se verifica también un fenómeno de “colonización externa” por parte de la inmigración china. una de las razones de apoyo popular a Furgal es su defensa de los intereses de los habitantes rusos de la región.

eL poder central puede responder con represiones siempre más duras En Khabarovsk, hasta ahora no hubo, solo un manifestante fue arrestado, o intentar soluciones de compromiso. las acusaciones contra Furgal podrían ser atenuadas, permitiéndole permanecer en su puesto o llamar a nuevas elecciones tratando de poner en su lugar a una persona menos conflictiva. 

De todos modos, como lo hace notar el periodista Konstantin Bubon, las protestas de Khabarovsk, han evidenciado “la ausencia de un espacio informativo común” en toda la Federación. La televisiones nacionales intentan  en cualquier modo oscurecer las noticias de la región, peor los cortejos “han impuesto en un modo sorprendente al Extremo Oriente como objeto de interés común”, algo que jamás casi había sucedido; muchos moscovitas o rusos de Rusia central, les cuesta indicar la posición de Khabarovsk, en el mapa geográfico. Las protestas de estos días podrían proyectar muchas luces sobre la así llamada “Rusia profunda”.

 

RU0721_-_Furgal.png