Papa: El tesoro y la perla, jugarse entero por el Reino de los cielos

En el Ángelus, Papa Francisco subraya que “la construcción del Reino exige no solo la gracia de Dios, sino también la disponibilidad activa del hombre”. La vida es “mediocre” si uno se contenta con “las cosas atractivas pero efímeras, que son como destellos brillantes pero ilusorios que después nos dejan en la oscuridad”. El camino de la “creatividad” para dar la vida. Un aplauso para los abuelos, y la invitación a los jóvenes, pidiendo que visiten a los ancianos. El cese del fuego en el Donbass.


Ciudad del Vaticano (AsiaNews) – Con las dos parábolas, la del “tesoro oculto en el campo” y la de la “perla preciosa”, Jesús se propone hacernos partícipes de mla construcción del Reino de los cielos, presentando una característica esencial: los que adhieren plenamente al Reino, están dispuestos a jugarse por entero”. De esta manera, el Papa Francisco dio comienzo a su reflexión sobre el Evangelio de hoy (Mateo 13, 44-52, Domingo XVII del Tiempo Ordinario, ciclo A) al reunirse con los peregrinos en Plaza San Pedro, para el rezo de Ángelus. 

“Tanto el hombre como el mercader de las dos parábolas venden todo lo que tienen, abandonando así sus seguridades materiales. De esto se entiende que la construcción del Reino exige no solo la gracia de Dios, sino también la disponibilidad activa del hombre”.

“Somos llamados a asumir la actitud de estos dos personajes evangélicos, convirtiéndonos también nosotros en buscadores, sanamente inquietos, del Reino de los cielos. Se trata de abandonar la carga pesada de nuestras seguridades mundanas, que nos impiden la búsqueda y la construcción del Reino: el anhelo de poseer, la sed de dinero y poder, el pensar solo en nosotros mismos”.

“En nuestros días, la vida de algunos puede resultar mediocre y apagada porque probablemente no han ido a la búsqueda de un verdadero tesoro: se han conformado con cosas atractivas pero efímeras; destellos brillantes pero ilusorios, porque después nos dejan en la oscuridad. El Reino de los cielos se contrapone a las cosas superfluas que ofrece el mundo, es los contrario de una vida banal: es un tesoro que renueva la vida todos los días y la expande hacia horizontes más amplios. De hecho, quien ha encontrado este tesoro tiene un corazón creativo y buscador, que no repite sino que inventa, rastreando y recorriendo calles nuevas, que nos llevan a amar a Dios, a amar a los otros, a amarnos verdaderamente a nosotros mismos. El signo de los que marchan por el camino del Reino es la creatividad….siempre en busca de tantas maneras de dar la vida”.

Jesús, Él, que es el tesoro escondido y la perla de gran valor, no puede suscitarnos más que alegría, toda la alegría del mundo: la alegría de descubrir un sentido para la propia vida, la alegría de sentir que esta está dedicada a la aventura de la santidad”. 

Luego de la oración mariana, Papa Francisco invitó a dar “un gran aplauso” a los abuelos. Ya que hoy es la memoria litúrgica de los Santos Joaquín y Ana, los abuelos de Jesús. El pontífice invito a los jóvenes a tener gestos “creativos”, de amor, hacia los ancianos, visitándolos, manteniéndose en contacto a través de as redes sociales, para vencer su soledad. Ellos – dijo – son las raíces de ustedes”.

El Papa luego expresó su satisfacción por el acuerdo para un nuevo cese del fuego en la zona de la cuenca del río Donets, el llamado Donbass, que proclamó su autonomía de Ucrania en el año 2014 y que desde entonces ha sido escenario de continuos enfrentamientos. Al mismo tiempo, agregó que espera que el acuerdo se mantenga en pie. Las fuerzas del Donbass, sostenidas por los rusos, son acusadas de violar todos los acuerdos firmados hasta el momento.

Papa-Angelus-_sorriso.jpg