De Minsk a Khabarovsk, las protestas contra las dictaduras
de Vladimir Rozanskij

Los eslóganes “¡Rusia, despiértate!”o en Bielorrusia “¡Nos cansamos!” marcan un agotamiento de la fase “neo soviética” de la política rusa y bielorrusia. En Minsk, manifestaciones de 60 mil personas contra Lukashenko (desde hace 26 años en el poder) y a favor de Svetlana Tikhanovskaja. La popularidad de Putin descendió al 23%. Quizás sea el final de los “líderes eternos”. Mientras tanto dominan la censura y los arrestos.

 


Moscú (AsiaNews) - Iniciadas en oriente extremo en julio, las protestas están sacudiendo toda Rusia, hasta la vecina Bielorrusia, donde se acercan las las elecciones de deberían conferir el séptimo mandato (después de 26 años en el poder) al Batka (el padrino)  Aleksandr Lukashenko el próximo 9 de agosto. Por primera vez su dirigencia es seriamente puesta en discusión, no obstante la eliminación en un modo o en el otro de varios opositores: 60 mil personas se reunieron en la plaza en minsk para apoyar a la candidata Svetlana Tikhanovskaja, la mujer que se atreve a desafiar al Padrino (Foto 1).

También la popularidad de Putin parece atravesar una fase de caída vertiginosa, según los datos del Levada-Centr, el más autorizado instituto ruso de estadística, estaría actualmente en el 23%, diverso del 80% de los días de la anexión de Crimea en 2014. La presidencia intimó a la prensa para que no difundan tales datos en una impresionante regulación informativa del régimen.

En Khabarovsk, donde desde hace un mes se reúnen grandes masa de manifestantes (Foto 2, 4), fue arrestado el periodista Aleksej Romanov, propietario de un canal You Tube con 300 mil inscriptos, que difunde imágenes de las protestas. En Moscú fue prohibido también el “piquete solitarios”, donde los manifestantes desafían solos con carteles de protesta y también la diputada municipal, Julia Galjamina arriesga ahora hasta 5 años de reclusión. En Ekaterinburg fue arrestado el conocido politólogo y publicista Fedor Krasheninnikov, con la acusación de ofensa a las autoridades.

El ex gobernador de Khabarovsk, el carismático Sergej Furgal, que desde hace un mes está arrestado con graves acusaciones, adquiere en cambio feta de popularidad, tanto que es considerado hoy como uno de los primeros políticos de Rusia y algunos piensan que, si es liberado podría repetir el recorrido de Eltsyn en oposición a Gorbachov al inicio de los años 90. Con toda probabilidad es también por esto que las autoridades todavía no han usado la fuerza para reprimir las manifestaciones, más allá de algunos arrestos. Desde Khabarovsk, hasta Komsomol-sobre el Amur y Vladivostok, la protesta podría explotar realmente a nivel general.

Las protestas están relacionadas al mal estado de la economía, pero también al deseo de ser protagonistas en la vida política y social. Los eslóganes “¡Rusia despiértate!” o en Bielorrusia “¡Ya estamos cansado!”, señalan un agotamiento de la fase neo-soviética de la política rusa y bielorrusia, hasta ahora siempre relacionadas si bien recientemente Lukashenko trató de mostrarse más independiente del influjo putiniano, arrestado hasta por algunos “birretes verdes”, las milicias no oficiales que obran en las acciones bélicas en Ucrania y a menudo emplazados en Bielorrusia.

Los “líderes eternos” ya no son muy populares y los excesos del verticalismo de Putin- expresado en las modificaciones constitucionales- está produciendo el efecto opuesto al deseado. El ejemplo de Lukashenko es sintomático: cuando subió al poder en 1994 afirmó que la única dictadura habría sido la “dictadura de la ley”, el año después con un referéndum reescribió la constitución concediendo al presidente plenos poderes sobre el Parlamento y las fuerzas del orden. Luego se repitieron nuevas “consultaciones populares”para reforzar ulteriormente la posición presidencial, pero ahora el crédito popular parece agotado. 

En los últimos 2 años se realizaron en Bielorrusia numerosos arrestos y represiones contra periodistas, tanto que el país ocupa el 153° puesto (sobre 180) en las evaluaciones internacionales sobre la libertad de prensa. Sólo en el último mes, antes de las elecciones, terminaron encarcelados 25 exponentes de la prensa de la oposición, entre los cuales algunos candidatos a la presidencia.

 

RU-_Svetlana_1.png RU-_Svetlana_1.png RU-_Svetlana_1.png RU-_Svetlana_1.png