Beirut ‘ciudad destruida’ por algo similar a un apocalipsis nuclear (Vídeos)
de Pierre Balanian

El saldo de las 2 explosiones de ayer- todavía parcial- es de un centenar de muertos y más de 4 mil heridos. Hay muchos desaparecidos; edificios derrumbados con personas bajo los escombros; buques dañados en alta mar, con muertos y heridos. Los hospitales están repletos; los depósitos de remedios han quedado destruidos. El Premier Hassan Diab pidió ayuda a la comunidad internacional. El jefe de la Seguridad se refirió a la explosión de 2750 toneladas de nitrato de amonio, pero es cauto sobre las causas de la explosión. Israel declina toda responsabilidad. Aplazaron el discurso de Hassan Nasrallah, secretario de Hezbolá.

 


Beirut (AsiaNews)- Beirut es una “ciudad  destruida”, fue la definición del Consejo supremo de Defensa, reunido de urgencia anoche en el Palacio presidencial, después de la doble explosión sucedida a las 18.15 que causó hasta ahora un centenar de muertos y más de 4 mil heridos. El consejo también declaró el estado de emergencia por 2 semanas y la creación de una comisión de investigación que deberá esclarecer lo sucedido, dentro de los próximos 5 días. De tal modo, toda el area de seguridad pasa a manos del ejército, incluyendo aduanas y la seguridad metropolitana.

Esta mañana la ciudad parecía un sitio post-nuclear. Las explosiones destrozaron los vidrios de los edificios de todos los barrios de la capital y los automóviles quedaron destruidos o volaron por los aires. La gente dice que la fuerza de las explosiones era “inaudita”, y que en el cielo se avistó por muchas horas un hongo similar al de una bomba atómica. La explosión en el puerto de Beirut arrasó con todo en una radio de 10 Km; pero la ola expansiva y el estruendo se percibieron incluso en Tiro y en Chipre.

Según las primeras investigaciones. las explosiones fueron en un depósito donde se conversaban 2750 toneladas de nitrato de amonio. En su origen, destinados a los combatientes contra el régimen en Siria, los explosivos habían sido incautados en 2014 en Trípoli y transportados hasta Beirut, para llevarlos al depósito en el puerto, donde quedaron en el olvido. Desde entonces, nadie habló de esta bomba de tiempo . Esta es hasta ahora la versión oficial de los hechos, si bien el jefe de Seguridad, el Gral. Abbas Ibrahim, deja abierta cualquier hipótesis sobre el modo en que se desencadenaron las explosiones.

Hasta ahora se encontraron más de 100 cadáveres, mientras continúa la búsqueda de muertos. El número de heridos supera los 4 mil. En las redes sociales crecen las publicaciones de fotos de personas dadas por desaparecidas, con el pedido de informaciones.

El escenario apocalíptico ha llevado a muchos analistas a plantear la hipótesis de una pequeña bomba nuclear, mientras muchos atestiguan que antes de la explosión, escucharon el ruido de aviones militares.

Líbano está absolutamente aislado: todo el puerto marítimo de Beirut, de donde provienen el 80% de las importaciones que ingresan al país, está totalmente destruido e inutilizable.  Como las fronteras terrestres con Siria también están cerradas, para ingresar las mercancías, que escasean en el país, la única opción es el aeropuerto y el puerto de Trípoli, que es muy limitado.

El hospital gubernamental de Karantina (Cuarentena) donde atendían a los enfermos de Covid-19. situado a 1 Km de distancia del puerto, está totalmente destruido. como así también el depósito de remedios de ministerio de Salud. Toneladas de medicinas para los enfermos de cáncer y de Hiv se perdieron en un país que ya sufre una abismal crisis económica.

El número de víctimas crece a cada minuto. Edificios enteros derrumbados, con personas que yacen bajo los escombros; hay gente encerrada en os buques en el mar, que lanzaron un S.O.S informando que hay muertos y heridos, y que además corren el riesgo de hundirse a causa de los daños sufridos. En el centro de Beirut murió Nazar Najarian, el secretario general de partido cristiano de los Falangistas: un pedazo de vidrio se clavó en su cerebro. Entre los diplomáticos, se informa que el embajador de Kazajistán en Beirut resultó herido. 

Los hospitales están repletos; Defensa civil, el ejército y la Cruz Roja hacen hasta lo imposible para socorrer a la gente pero la magnitud del desastre es muy superior a las capacidades del país.

Con una declaración oficial, Israel negó cualquier responsabilidad en las explosiones. Pero aquí en Beirut, se comenta un tuit misterioso publicado por el perfil del Premier israelí Netanyahu, 3 horas antes de las explosiones. En ese posteo, amenazaba con represalias contra Hezbolá. En otro tuit de Netanyahu fechado ayer por la noche él ofrecía ayuda humanitaria al Líbano.

El primer país en socorrer al Líbano enviando remedios fue Irak, pero lo cierto es que están llegando mensajes y promesas de ayuda de todas las capitales del mundo.

El Premier Hassan Diab, en un breve discurso, pidió ayuda internacional a todos los países amigos y hermanos, y prometió que no descansará hasta encontrar a los responsables del desastre. El secretario general de los Hezbolá, Hassan Nasrallah aplazó su discurso - tan esperado - una fecha por definir. Hoy debía aparecer en la televisión, a pocos días de la sentencia del Tribunal internacional sobre el asesinato de Rafic Hariri, que condenaría a los miembros de Hezbolá y del gobierno sirio.  

 

LIBANO-ESPLOSIONI.jpg