Cuatro ONGs cristianas en riesgo de clausura por presunto ‘proselitismo’
de Sajan K George

Son organizaciones protestantes que operan en Jharkhand, Manipur y Bombay. Algunas trabajan en el lugar desde los años ‘50. El ministerio del Interior les revocó la licencia para poder recibir fondos del exterior, y esto les imposibilita llevar adelante su tarea. Sajan K George: Las acusaciones de conversión forzada son falsas y sirven para escalar las tensiones étnico-religiosas en la sociedad.


Bombay (AsiaNews) – Cuatro ONGs cristianas protestantes están en riesgo de cerrar sus puertas por presuntas acusaciones de proselitismo. Los cuatro grupos son: Ecreos oculis North Western Gossner Evangelical, que opera en Jharkhand; Evangelical Churches Association (ECA), de Manipur; la Northern Evangelical Lutheran Church, en Jharkhand; y la New Life Fellowship Association (NLFA), que opera en Bombay. En los últimos meses, el Ministerio del Interior revocó las licencias que permitían a estas organizaciones recibir fondos del exterior. Con ello, para las ONGs se ha vuelto prácticamente imposible continuar operando. Algunas trabajan en la India desde los años ’50 (la ECA) y desde la década del ’60 (la NLFA). A continuación, el comentario de Sajan K George, presidente del Global Council for Indian Christian (GCIC).

No es la primera vez que le gobierno cancela las licencias de FCRA (Foreign Contribution Regulation Act) a las ONGs. El FCRA es obligatorio para una organización sin fines de lucro que quiera recibir fondos del exterior. La mayor parte de las veces – como ocurre con las leyes anti-conversión – el FCRA es utilizado como un instrumento para culpar y controlar a las organizaciones sin fines de lucro que no comparten su esquema ideológico ni sus programas.

En febrero de este año, el gobierno suspendió el FCRA de la NLFA; poco antes, los grupos de extrema derecha [del Bajrang Dal, la rama juvenil del Vishwa Hindu Parishad, una organización radical y militante hindú – ndr] habían irrumpido en un momento de oración organizado por la ONG en Bombay. La interrupción del encuentro estuvo motivada por la sospecha de que éste era utilizado para encubrir [o promover] las conversiones religiosas. 

Dos de las ONGs bajo sospecha son de Jharkhand, y los grupos extremistas apuntan a explotar a los tribales y a los dalits (sin casta), que son los beneficiarios de la labor social que las ONGs desempeñan en estas áreas con fuerte predominancia tribal. 

Las acusaciones de conversión forzada son falsas y en realidad sirven para escalar las tensiones étnico-religiosas en la sociedad, sembrando la sospecha contra la vulnerable comunidad cristiana. Las draconianas leyes anti-conversión y los grupos radicales que vigilan a la población han creado un fuerte clima de inseguridad entre los cristianos. 

Los extremistas de derecha denuncian continuamente noticias falsas de conversiones forzadas en una India que es laica. Sin embargo, las estadísticas del gobierno muestran que desde 1951 hasta hoy, la población cristiana en la India se ha mantenido constante o bien registra una leve disminución. En el censo del 2001, los cristianos representaban el 2,34% de la población; en el del 2011, el dato cayó a 2,30%.

Cabe destacar que estas ONGs cristianas no son las primeras en quedar bajo la mira. En el 2016 fue el turno de Compassion International, una excepcional ONG cristiana que trabaja en favor de las personas de todos los credos, sin hacer discriminaciones de casta o religión, y que jamás solicitó que se asistiera a sus servicios religiosos ni utilizó formas de proselitismo como condición para brindar ayuda.  

En la India, la adopción de niños a través de Compassion International permitió que muchas personas completaran su escolarización, lo cual redundó en mejores ingresos para los adultos que ingresaban al mercado laboral. Compassion International fue el principal patrocinador en el socorro a los niños vulnerables de la India, sosteniendo a 145.000 niños, y el mayor importador de fondos para ayuda humanitaria en el país.

INDIA-_ONG.png