En memoria del padre Richard W. Timm, gran misionero y zoólogo
de Sumon Corraya

El sacerdote de la Holy Cross fue misionero en Bangladés durante 71 años. Murió hace cuatro días, a la edad de 97 años. Descubrió cuando menos 250 tipos de nematodos. Dedicó su vida la educación, a la ciencia, al trabajo en favor de los pobres y a la defensa de los derechos humanos. En 1987 recibió el Premio Ramon Magsaysay, el Nobel asiático. 

 


Daca (AsiaNews) – El 11 de septiembre, a los 97 años de edad, falleció el padre Richard W. Timm, misionero de la Holy Cross, en el campus de la Universidad de Notre Dame (Indiana, EEUU). 

En Bangladés, el padre Timm fue una leyenda, un zoólogo de fama internacional, que descubrió cuando menos 250 especies de nematodos [un tipo de gusano que se encuentra en terrenos húmedos o en el agua]. Amigo del país, fue educador, autor de numerosos libros y publicaciones, se dedicó al trabajo social y ganó el premio Magsaysay (más conocido como el “Nobel asiático”).

El padre James C. Cruze, superior de la Holy Cross, lo recuerda de esta manera: “Fue un gran amigo del Bangladés y amó a la gente de esta tierra. Nunca recibió un reconocimiento del gobierno, pero los católicos bangladesíes lo amaron mucho”.  

El P. Timm nació en Michigan City el 2 marzo de 1923 y fue ordenado sacerdote en 1949. Tras completar sus estudios – que incluyen una licenciatura en la Catholic University de Washington DC - llegó a Daca en el mes de noviembre de 1952, para trabajar en el Notre Dame College. Muy pronto abrió un departamento de Ciencias y poco después, un “Club del debate”. Su objetivo era ayudar a los estudiantes a asimilar el conocimiento a través del debate. Luego inauguró el “Club de Ciencia”. Su libro de Biología fue usado en el país por muchos años. Por su colaboración en la guerra de liberación de Bangaldés, recibió un reconocimiento honorífico. Descubrió cuando menos 250 tipos de nematodos. Uno de ellos es el nematode timma parva marino, que recibe su nombre en honor a su descubridor. 

Por su profesión de zoólogo, pasó la mayor parte de su tiempo en un laboratorio. Sin embargo, luego del gran ciclón de 1970 y con la guerra de liberación de 1971, dejó todo para dedicarse a asistir a la población y reconstruir la nación. Pasó meses en la isla de Manpura, salvando vidas humanas sumidas en la pobreza y el abandono. Este período le cambió la vida. Al regresar a Daca, dejó su rol de educador en el college para dedicarse a trabajar en Caritas Bangladés y en Justicia y Paz, defendiendo los derechos humanos.

Consciente de la necesidad de contar con organizaciones no gubernamentales, él formó una asociación, la Association of Development Agencies in Bangladesh (ADAB). Para sostener los derechos humanos de la población, organizó el Coordinating Council for Human Rights in Bangladesh (CCHRB). Sus opiniones y artículos fueron publicados en Bangladés y en otros países. Por su labor, en 1987 recibió el Premio Ramon Magsaysay.

Los hermanos de su congregación lo recuerdan como un hombre de gran fortaleza en la fe y como un sacerdote católico capaz, que estuvo al servicio de Bangladés y de Iglesia por 70 años.

Durante su estadía en el país, editó incesantemente la “Carta desde Daca” (Dhaka Letter). Además, fue historiador, escritor de crónicas de su instituto y director espiritual. Uno de los edificios del Notre Dame College fue rebautizado con su nombre. 

BD-_Father_Richard_William_Timm_passes_away.jpg