Hong Kong: la policía solo reconocerá a los periódicos autorizados por el gobierno

Ya no bastará con la acreditación de prensa emitida por las asociaciones de la categoría. La medida apunta a castigar a los jóvenes reporteros freelance, que cubren las manifestaciones contra el gobierno.  Ocho siglas sindicales piden el retiro de las nuevas medidas y acusan a las Fuerzas del orden de usar la violencia contra sus afiliados.


Hong Kong (AsiaNews) – La policía solo reconocerá las acreditaciones de prensa de los periodistas que trabajan en publicaciones que figuren en los registros de las autoridades ciudadanas en el área de comunicaciones, o bien, las de “medios extranjeros reconocidos a nivel internacional”. Según declaraciones de la Oficina de Prensa de las Fuerzas del Orden, a partir de hoy, los reporteros que presenten credenciales emitidas por asociaciones de periodistas no podrán participar en las conferencias de prensa de la policía; tampoco tendrán acceso a las áreas sujetas a restricciones por motivos de seguridad. 

Para las autoridades de seguridad de la ex colonia británica, las limitaciones servirán para impedir que “falsos periodistas” obstaculicen su trabajo. En las declaraciones se alude a muchos reporteros freelance, y sobre todo estudiantes jóvenes, que desde hace más de un año relatan las manifestaciones del movimiento pro-democracia. 

En una declaración conjunta, ocho sindicatos del sector – y entre ellos, la Hong Kong Journalist Association - condenaron la decisión de la policía y piden el retiro de las nuevas directivas. Hace tiempo que las asociaciones de periodistas acusan a las Fuerzas del orden de impedir a los medios el desarrollo de su trabajo, y de situaciones de abusos de la fuerza cometidos contra ellos. Sin ir más lejos, el jefe de la policía Chris Tang admitió que durante una manifestación realizada en mayo, en defensa de la democracia, varios periodistas fueron sometidos a “un trato repudiable”. 

La arremetida contra los medios locales se incrementó tras la adopción de la nueva ley de seguridad impulsada por Beijing. El caso más estrepitoso fue el del editor y propietario del Apple Daily, Jimmy Lai: en agosto fue arrestado en base a la draconiana ley, y posteriormente quedó en libertad bajo caución.

police-brutality-hong-kong-helmets-reporters.jpg