Secretario de la ONU: El mundo no se puede permitir una nueva guerra fría entre China y Estados Unidos

En la Asamblea General de las Naciones Unidas, Antonio Guterres advirtió sobre el riesgo de dividir el planeta según las dos grandes economías, lo que puede derivar en divisiones geoestratégicas y militares. Discursos de Donald Trump y Xi Jinping: el desafío entre "dos matones". Estados Unidos y China no están participando en una alianza de 156 naciones para la creación de una vacuna contra el Covid que incluya a los países pobres.

 


Nueva York (AsiaNews) - El mundo está tomando una "dirección muy peligrosa", de una nueva Guerra Fría entre China y Estados Unidos. La advertencia proviene del Secretario General de la ONU, Antonio Guterres, quien hace dos días, en la inauguración de la Asamblea General de Naciones Unidas, puso en guardia a todos los países sobre posibles dramas y divisiones futuras.

Este año, debido a la pandemia de Covid-19, la gran sala está vacía y los discursos de más de 100 jefes de estado y de otras personalidades tienen lugar a través de video.

Sin mencionar directamente a Beijing y Washington, Guterres dijo que "nuestro mundo no puede permitirse un futuro en el que las dos economías más grandes dividan el planeta con una enorme brecha, cada una con sus propias reglas comerciales y financieras, sobre Internet y sobre las capacidades de la inteligencia artificial".

“Los riesgos de una división tecnológica y económica - agregó - conducen inevitablemente a una división geoestratégica y militar. Debemos evitarlo a toda costa ”.

Hace dos días, las presentaciones en video de los dos líderes, Donald Trump y Xi Jinping, pusieron en evidencia su profundo desacuerdo en muchos aspectos: desde la cooperación internacional hasta la gestión de la pandemia y el calentamiento global.

El presidente de Estados Unidos arremetió contra China culpándola por permitir que el Covid-19 se difundiera, con su silencio y su influencia en la Organización Mundial de la Salud. Acusó también a Beijing de ser el país más contaminante y al mismo tiempo de hacer poco para limpiar el planeta.

Por su parte, en un discurso que varios analistas han calificado “de buen chico", Xi Jinping dijo que su país quiere defender el multilateralismo; que para 2060 reducirá las emisiones de carbono; y que utilizará el diálogo y la negociación para "reducir las diferencias" entre naciones.

En una declaración al SCMP, Diana Fu, profesora de ciencias políticas de la Universidad de Toronto, describió las dos intervenciones como un desafío entre "dos matones".

"El matón estadounidense, encarnado por Trump, ataca de manera evidente a su rival poniéndole el rótulo de virus global. El otro ataca diciendo con palabras que defiende el multilateralismo, pero en realidad quiere imponer sus propias reglas".

Un ejemplo de lo similares que son China y Estados Unidos se puede ver en un hecho concreto: ninguno de los dos participa en la alianza para producir una vacuna contra el Covid que se pueda distribuir a todo el mundo (sobre todo a los países pobres). Hace tres días, la OMS propuso un esquema global para la producción de futuras vacunas, al que se adhirieron 156 naciones, pero ni Estados Unidos ni China se han sumado hasta el momento. Ambas superpotencias prefieren asegurarse primero la vacuna para sí mismas y después distribuirla a los "países amigos".

 

ONU-Guterres.png