Teherán, la abogada Nasrin Sotoudeh interrumpe la huelga de hambre

La activista había comenzado la protesta el 11 de agosto, para sensibilizar a la opinión pública sobre los riesgos que corren los detenidos en la actual pandemia de coronavirus. El 19 de septiembre fue ingresada de urgencia al hospital, por problemas cardíacos. Cuatro días más tarde, regresó a su celda. Llamamiento de ONGs y activistas, para pedir por  la liberación de la abogada y para que reciba atención médica adecuada. La mujer debe descontar una pena de 38 años y medio de prisión, y 148 azotes.

 


Teherán (AsiaNews/Agencias) - La abogada iraní pro-derechos humanos Nasrin Sotoudeh, condenada a prisión y a ser azotada por haber defendido a las mujeres promotoras de la campaña contra el velo obligatorio, interrumpió la huelga de hambre que cumplía en su celda. La decisión surge de su estado de salud, según fue informado por su marido, Reza Khandan, a través de un anuncio en las redes sociales, publicado en estos días. La activista había comenzado la protesta el 11 de agosto pasado en la prisión de Evin, en la zona suburbana de Teherán. El objetivo, sensibilizar a la opinión pública sobre los riesgos que corren los detenidos, en la actual pandemia de coronavirus.  

El 19 de septiembre pasado trasladaron de urgencia a Nasrin Sotoudeh hasta un hospital, por una descompensación cardíaca. Sin embargo, cuatro días después, las autoridades decidieron llevarla nuevamente a prisión, interrumpiendo el tratamiento médico que se había indicado y desatando la indignación y el desconcierto de las ONGs pro derechos humanos y de los expertos independientes de las Naciones Unidas. “Es incomprensible  que las autoridades iraníes la lleven nuevamente a la prisión,  donde se la expone al riesgo de Covid-19. Su cuadro clínico es delicado y reviste gravedad”. Es por eso que hacen un llamamiento, para que la mujer pueda contar con “tratamiento y atención médica adecuados”. 

Expertos y activistas se han sumado a la batalla de la abogada, para que el gobierno de Teherán conceda la libertad provisional a los letrados, defensores de los derechos humanos y demás personas encarceladas que tienen doble nacionalidad, son presos políticos o de conciencia o se encuentran en una celda por motivos poco claros. Se solicita que se les conceda la libertad, dado el contexto actual de emergencia, a causa de la pandemia de Covid-19. 

En estos meses, el nuevo coronavirus azotó a casi 450.000 personas y acabó con la vida de 25.000, según datos oficiales de la Johns Hopkins University. 

En el 2012, Nasrin Sotoudeh fue la ganadora del premio Sakharov 2012, otorgado por el Parlamento de la Unión Europea a modo de reconocimiento a la libertad de pensamiento. La mujer se encuentra en prisión desde junio del 2018 y solo se alimenta de té, agua, azúcar y sal. Su condición preocupa a su círculo de familiares y amigos. La mujer debe descontar una pena de 38 años y medio de prisión, a la que se suman 148 azotes. Para presentar un pedido de libertad bajo caución, deben transcurrir al menos 12 años.

La abogada es una activista famosa tanto en su patria como en el exterior. Sus batallas ya la habían llevado a la cárcel entre el 2010 y el 2013, por haber defendido casos delicados en los que había presos políticos implicados. En el 2015, organizó una protesta que se prolongó por varias semanas, para poder continuar ejerciendo la profesión legal. A pesar de su encierro, Sotoudeh jamás se doblegó ante los abusos y chantajes; en marzo había comenzado su primera huelga de hambre, para protestar contra las “pésimas” condiciones sanitarias en las cárceles. 

IRAN_-_attivista_fame.jpg