Jakarta, sindicatos y ciudadanos contra la nueva ley marco que regula el mercado del trabajo
de Mathias Hariyadi

En la mira, la nueva "Ley Ómnibus" aprobada por el gobierno y ratificada ayer por el Parlamento. Consideran que favorece la explotación y puede tener repercusiones en el medio ambiente, sobre todo en los bosques tropicales. Los promotores reclaman una norma que regule el mercado y favorezca la inversión extranjera. La hipótesis de una huelga general.

 


Yakarta (AsiaNews) - Protestas masivas y amenazas de huelga general, con las fuerzas del sector en las calles pese a la situación crítica por la pandemia mundial del nuevo coronavirus. Los sindicatos de Indonesia le han declarado la guerra a la nueva ley marco que regula el mercado laboral - más conocida como "Ley Ómnibus" - aprobada ayer por el Parlamento (DPR) en pleno, con el voto favorable de siete partidos y dos en contra.  Consideran que termina "legalizando" la explotación.

Desde que se puso en marcha el proyecto, la nueva norma había provocado descontento y desacuerdo en los trabajadores y las fuerzas sindicales. Ahora que ha entrado oficialmente en vigor, las asociaciones del sector ya anunciaron una huelga general de la que participarán varias ciudades del archipiélago indonesio.

El objetivo de la nueva ley marco es ordenar un ámbito enmarañado con normas contradictorias, porque en el pasado cada nueva administración, regional o central, fue introduciendo nuevas regulaciones laborales. La Ley Ómnibus se propone sintetizar y armonizar 70 leyes ya existentes en un único "paquete", a fin de acelerar las reformas económicas y atraer inversiones.

Empresarios y hombres de negocios internacionales observan con interés a Indonesia, pero en los últimos tiempos han preferido otros destinos debido a las reiteradas protestas y manifestaciones de trabajadores que exigían mayores garantías y salarios adecuados. Desde el punto de vista de los inversores, las protestas señalan un clima de inestabilidad interna que los lleva a elegir otros destinos en la región de Asean, como Vietnam, que actualmente es la opción número uno para los mercados

En abril de 2019, el presidente de Indonesia, Joko "Jokowi" Widodo, expresó su preocupación señalando, durante una cumbre con ministros, que "23 empresas chinas se han trasladado a Vietnam y otras 10 a Malasia o Tailandia”. Anteriormente, en 2017 unas setenta empresas japonesas habían abandonado el archipiélago reubicando inversiones e infraestructuras en otros países del sudeste asiático que se consideran más confiables.

En este contexto, el gobierno decidió aprobar una nueva ley marco que, según los sindicatos, es en realidad una "alfombra roja" para que las multinacionales exploten a los trabajadores locales con salarios bajos y condiciones precarias. La ley también permitiría la expropiación de tierras de agricultores y pueblos indígenas, privándolos de su hábitat natural.

A toda la situación, ya de por sí complicada, se suma la pandemia del nuevo coronavirus, que en pocos meses provocó una caída de 8,1 millones en inversiones extranjeras. Expertos y analistas destacan la necesidad de una reforma del mercado laboral en Indonesia, sin que eso vaya en detrimento del medio ambiente y las poblaciones locales. La nueva ley que rige el mercado laboral, explica el especialista Peter van der Werf a Reuters, "corre el riesgo de tener un impacto negativo" en el ecosistema natural, en particular en los bosques tropicales que constituyen una riqueza del archipiélago.

 

INDONESIA_-_proteste.jpg