Covid, la carrera por las vacunas y el abismo entre israelíes y palestinos

Israel marcha a todo ritmo con el plan de inmunización, que debería completarse en el mes de marzo. En Palestina, aún no se ha decidido qué producto habrá de administrarse a la población. Una carta electoral a favor de Netanyahu. Adel Misk: la campaña de vacunación "debería ser acordada, sin hacer divisiones". Activista israelí: el factor médico y la cuestión moral se entrelazan y como "israelíes, somos responsables".


Jerusalén (AsiaNews) - La vacuna "tendría que haber sido para todos", porque "al fin y al cabo, vivimos en la misma zona" y esta primera fase de la inmunización "debería haberse acordado, sin hacer divisiones" entre israelíes y palestinos. Son las declaraciones de Adel Misk, un neurólogo y activista palestino que conversa con AsiaNews, comentando la campaña de vacunación masiva en Israel, en la que ya han participado dos millones de ciudadanos, que recibieron la vacuna de Pfizer/BioNTech. Los palestinos han quedado excluidos y "por el momento ni siquiera saben en qué producto centrarse: el chino, el ruso, el norteamericano -explica-, aunque en este momento se están llevando a cabo negociaciones con Moscú, que tiene una vacuna menos costosa y más fácil de gestionar que el producto estadounidense". 

Adel Misk es el vocero de The Parents Circle, una asociación que reúne a unos 250 israelíes y 250 palestinos, todos familiares de las víctimas del conflicto. Misk trabaja en un hospital de Jerusalén, y cuenta que allí ya recibieron “la segunda dosis de la vacuna Pfizer, hace ocho días”. “Vivimos en un contexto reducido, de unos pocos kilómetros”, prosigue, “y me parece injusto que en un territorio tan acotado en sus dimensiones, haya semejantes diferencias”.

"En los últimos días estuve en Belén - dice el médico y activista - y todo el mundo me preguntaba sobre la vacuna. Yo la recibí por decisión propia y no tuve ningún efecto secundario en particular. Soy el primero en recomendarla a todos mis pacientes. Sin embargo, hay un claro sentimiento de discriminación, parece que somos de otro planeta en comparación con nuestros colegas médicos que trabajan en el territorio palestino. Hubiera sido mejor preocuparse por todos, pero hoy los palestinos no tienen más remedio que tratar de defenderse con medidas de confinamiento y lockdown". 

Las diferencias sustanciales entre Israel y Palestina también saltan a la vista en los detalles de la vida cotidiana. Dos palestinos del área metropolitana de Jerusalén dialogaron con CNN: Mahmoud Oudeh y Anan abu Aishe son amigos y comparten la dirección de una carnicería: el segundo tiene la ciudadanía israelí y pronto podrá recibir la vacuna contra el Covid-19. No sucederá lo mismo con el primero. Por eso ha decidido renunciar a ella, en señal de solidaridad y para denunciar esta injusticia en el trato que se da a  4,5 millones de personas que viven en Cisjordania y Gaza. 

A finales de marzo, la campaña de vacunación debería estar concluida en Israel, pero en Palestina aún deben elegir qué vacuna se aplicará. Hasta las Naciones Unidas hablan de una diferencia "inaceptable", pero el gobierno israelí rechaza las críticas, subrayando que según los Acuerdos de Oslo, -que se relacionan y al mismo tiempo chocan con el Cuarto Convenio de Ginebra - no es su tarea proveer la vacunación a los palestinos

AsiaNews conversó con Hana Bendcowsky, una experta israelí en diálogo interreligioso, responsable de los programas del Centro de Relaciones Judeo-Cristianas de Jerusalén.  Figura destacada del Centro Rossing para la Educación y el Diálogo, Bendcowsky subraya dos aspectos: "Está la cuestión médica" sobre cuya base sería preferible "contribuir a la vacunación" de un pueblo que vive "al lado de nosotros, con el que hay numerosos intercambios diarios si pensamos en las personas que trabajan en los asentamientos". En este sentido, los palestinos también deberían beneficiarse del plan de vacunación". Luego está la "cuestión moral" por la cual "nosotros, como israelíes, somos responsables de lo que sucede y no podemos pensar que no nos incumbe". 

Detrás del exitoso plan de vacunación, continúa la experta, también hallamos "un eficaz servicio de cobertura médica privada" desarrollado "en los últimos años de manera eficiente y que ha contribuido" al suministro de dosis de vacunas, a su almacenamiento y su administración a la población. "Que paga los impuestos", continúa, "y que disfruta de una asistencia que ha demostrado ser crucial hoy en día". "Pensé que habría más resistencia a la vacuna - admite Hana Bendcowsky - , pero aparte de unos pocos casos entre los judíos ultraortodoxos y los árabes israelíes, que albergan cierta desconfianza hacia este gobierno, todo el mundo está bastante contento de recibir la vacuna". Una campaña masiva también podría ser una carta favorable a Netanyahu, en vista de las elecciones de marzo, el cuarto llamado electoral en menos de dos años.

ISRAELE_-_PALESTINA_-_covid_vaccino.jpg