Moscú vende aviones de guerra a los generales birmanos
de Vladimir Rozanskij

Consignaron cazas multifuncionales Sukhoi Su-30SME y aviones de entrenamiento militar. Después de China, Rusia es el principal proveedor de armas de Naypyidaw. Al igual que los chinos, los rusos respaldan a la junta golpista de Min Aung Hlaing. La cúpula militar birmana se apoya en el Kremlin para equilibrar la influencia de Beijing.


Moscú (AsiaNews) - En los últimos días Rusia ha entregado a Myanmar una partida de aviones de caza multifuncionales Sukhoi Su-30SME y de aviones de entrenamiento militar, según un contrato que se firmó hace varios meses. El jefe del Servicio Federal de Cooperación Militar Dmitry Shugaev dio la noticia a Interfax este fin de semana.

Según Shugaev, "estas tecnologías permitirán reforzar significativamente la capacidad de la aviación militar de Myanmar". Durante el MAKS-2021 Air Show explicó, en presencia de Vladimir Putin, que "Naypyidaw sigue siendo uno de los socios fundamentales de Rusia en el sudeste asiático".

Ya hace tiempo que Myanmar utiliza aviones rusos Mig-29 y Jak-130; los dos países mantienen una estrecha cooperación en el ámbito militar, como confirmó el jefe de la agencia rusa de comercio de armas Rosoboronexport, Aleksandr Mikheev. Según el SIPRI, entre 2011 y 2020 Moscú vendió armas a Naypyidaw por valor de 649 millones de euros. Con ventas por 1.200 millones de euros, China es el principal proveedor de armas de Myanmar.

Rusia apoya activamente a las Fuerzas Armadas de Myanmar que el 1 de febrero tomaron el poder con un golpe militar encabezado por el general Min Aung Hlaing. Los rusos (al igual que los chinos) se negaron a condenar el golpe afirmando que el Tatmadaw (el ejército birmano) es la única fuerza capaz de garantizar la unidad y la paz del país multiétnico. Por el contrario, Estados Unidos, la Unión Europea y Gran Bretaña impusieron sanciones a los responsables del golpe.

El viceministro de Defensa ruso, Aleksandr Fomin, viajó a Naypyidaw en marzo. Llevó a cabo negociaciones con la cúpula militar local y asistió al desfile en homenaje al 76 aniversario de la creación de las Fuerzas Armadas de Birmania. El ministro de Defensa Sergej Shojgu, uno de los hombres más cercanos al presidente Putin, había visitado Myanmar en enero y ya había firmado varios acuerdos para la entrega de sistemas de misiles antiaéreos de corto alcance Pantsir-C1, drones de reconocimiento Orlan-10E y estaciones de radiolocalización. Una delegación militar de Myanmar viajó a Rusia el mes pasado para aprender las técnicas de producción del Pantsir, acompañada por el mismo Aung Hlaing y el jefe de la Fuerza Aérea Maung Maung Kiaw.

La cooperación militar con Rusia sirve a Myanmar para equilibrar (al menos en parte) la influencia preponderante de China en la vida política del país, del que es el mayor socio comercial y el principal inversor. Myanmar forma parte de la Belt and Road Initiative, el mega proyecto de infraestructuras de Xi Jinping para convertir a Beijing en el centro del comercio mundial.

En su viaje a Rusia, Aung Hlaing se lamentó de la injerencia "de un Estado extranjero" en apoyo a las minorías étnicas rebeldes en la frontera norte de Myanmar", que limita con la provincia china de Yunnan. El equilibrio entre la influencia china y la rusa es un juego político que Myanmar intenta llevar adelante desde la década de 1990.

 

Rus-Mya_0726.jpg