Inundaciones en Henan. Más de 10.000 víctimas
de Li Qiang

Fuentes locales hablan de 50 poblaciones barridas por el agua y gran cantidad de desaparecidos. La ayuda se concentra en las grandes ciudades. Periferias y campo abandonados. El ejército controla las zonas más afectadas; impiden el acceso a periodistas, sobre todo extranjeros. Retrasos fatales, como en Wuhan con el covid-19.


Zhengzhou (AsiaNews) - El número de víctimas de las inundaciones que afectaron a Henan en los últimos días podría llegar a 10.000. Así lo afirman varias fuentes locales. "Se puede calcular rápido", dice una de ellas que pide conservar el anonimato. "En la zona de Xinxiang, al menos 50 aldeas han sido completamente arrasadas por el agua y la gente ha desaparecido. Las fuerzas de rescate trabajan mucho en las grandes ciudades como la capital de la provincia, pero nadie viene a los suburbios ni a los pueblos del campo”.

En efecto, siete días después de las lluvias torrenciales - en unas pocas horas cayeron más de 600 mm de agua, casi la misma cantidad que cae en un año- la ciudad de Zhengzhou está volviendo a la vida. Se ha restaurado la electricidad, el gas y la circulación del tránsito. No así en los pueblos, donde todavía hay casas bajo el agua hasta el segundo piso, con cadáveres flotando y en putrefacción. No hay luz, gas, agua potable o líneas telefónicas. Ni siquiera se pueden consumir fideos instantáneos porque se necesita agua caliente y hace días que la gente no come.

Pero en la misma Zhengzhou hay fuertes disputas por el número de muertos. Según los cálculos de las autoridades - que publicó hoy el Global Times, una revista del Partido Comunista de China - hasta ayer al mediodía, los muertos por la inundación eran 69 y cinco desaparecidos. Al menos 12 de ellos murieron en el metro (ver foto), donde el agua inundó los túneles y penetró en los vagones hasta la altura de un hombre. Las autoridades señalan que se rescataron más de 500 personas. El metro está cerrado y la limpieza de los túneles está exclusivamente a cargo del ejército. Frente a las puertas del metro la gente ha depositado cientos de ramos de flores para los fallecidos que las autoridades ocultan con paredes de plástico amarillo.

Otras dudas sobre el número de muertos provienen del desastre en el túnel de Jingguang, que fue invadido por las aguas en una hora punta. En pocos minutos el agua lo cubrió todo, y probablemente permitió que se salvaran solo los ocupantes de los primeros y últimos automóviles. El túnel mide como mínimo dos kilómetros de longitud. No se sabe cuántas personas murieron en el interior. También en este caso los únicos que pueden entrar para despejar el túnel son los soldados. Hasta el momento han extraído 249 vehículos. Los testigos afirman que sacaron autobuses enteros con las ventanas cubiertas para impedir que se vea el horrible espectáculo en su interior.

En las redes sociales han censurado muchos comentarios críticos y se invita a los internautas a no criticar demasiado, para evitar ser "manipulados por fuerzas extranjeras hostiles". Periodistas extranjeros como los de la BBC y el Deutsche Welle han recibido críticas y amenazas; a otros los mantienen alejados de lugares sensibles gracias al despliegue de la policía.

Lo cierto es que ha sido un hecho de carácter excepcional pero también es verdad que las autoridades se demoraron en dar la señal de alarma y esperaron hasta las 17 del 20 de julio, cuando el agua ya había invadido e inundado muchas zonas de la provincia.

Según algunos, la disputa por el número de muertos en el desastre correrá la misma suerte que el de muertos por coronavirus en Wuhan. En aquel momento las autoridades también retrasaron - casi dos meses - la alerta epidemiológica, y también fue mínimo el número de muertos oficiales (3.900), mientras el cálculo de las urnas cinerarias en la ciudad epicentro del virus elevaba el número a más de 40 mil.

CINA_Henan_0727.jpg